La historia de amor que terminó en tragedia: el fiscal paraguayo asesinado en Colombia, Marcelo Pecci, iba a ser papá

“El último atardecer en Barú, pero tendremos millones para estar juntos”, escribió la periodista Claudia Aguilera sin saber que, en efecto, ese sería uno de los últimos momentos que viviría con su esposo, el fiscal paraguayo Marcelo Pecci.

Fue en la mañana de este 10 de mayo cuando la prensa nacional e internacional reportó la muerte violenta del funcionario, en Cartagena, Colombia, luego de que motorizados le dispararan mientras paseaba con su pareja por una playa de un hotel en la isla de Barú. Claudia no solo perdió a su esposo, sino también al padre de su bebé, pues, justo en la mañana de este martes, la pareja había anunciado que se convertirían en papás.

El funcionario estaba recién casado con Claudia Aguilera, periodista en el Noticiero Central de Unicanal, medio de comunicación de Paraguay. A través de sus redes sociales, la comunicadora había estado compartiendo fotografías del viaje que estaba haciendo en la playa, días antes de la tragedia reportada esta mañana. Para el momento del atentado se encontraban juntos, sin embargo, ella y su bebé salieron ilesos.

Aguilera inició trabajando en la televisión pública de su país hacia el 2011. “Desde siempre me gustó el periodismo, desde chiquitita relacioné con la escritura. A mí me gustaba escribir y dije que tenía que ser escritora o periodista, y decidí el periodismo (…) me gusta mucho lo que hago, conquistando nuevos desafíos”, detalló en una entrevista con Unicanal, en marzo de este año.

Fue trabajando cuando conoció a Pecci, tal y como lo relató en la misma entrevista. “Nos conocíamos desde hace tiempo por el trabajo que hacemos. Estábamos en contacto por temas laborales y luego comenzamos a hablar. Desde finales de diciembre del año pasado somos novios. La admiración mutua aportó mucho para que podamos casarnos”, expresó. La pareja de enamorados contrajo nupcias el pasado 30 de abril.

En la entrevista con el programa ‘Las Chicas’ comentó que la boda se hizo rápidamente y que todo había fluido con tranquilidad, acomodado a la perfección para desarrollar la tan anhelada ceremonia. “Fue amor a primera vista, creo que sí”, comentó entre risas. La pareja se casó en la iglesia San José de Asunción, oficiada por el Monseñor Ignacio Gogorza, y celebraron su unión en la recepción en el salón Madame Lynch y los jardines del Gran Hotel del Paraguay. El lugar fue decorado por José Genez y la Wedding Planer Nancy Propp.

“Disfrutamos de la fiesta y mucho más al ver que la gente se divertía (…) Sin vueltas elegimos el lugar, nos encanta porque tiene esencia ese salón y ambos somos súper clásicos (…) Estamos muy emocionados y felices. Valoramos que sin dudar decidimos pasar la vida juntos”, dijo Aguilera, por aquellos días, en una entrevista con el medio local Hoy, además de revelar que realizarían su luna de miel en Colombia, desde el 4 de mayo.

Luego de la ceremonia, y de los pocos días que pasó la pareja en playas colombianas, decidieron anunciar que estaban a la espera de su primer hijo. “El mejor regalo de la boda… la vida acercándote al testimonio más lindo del amor”, escribió ella al lado de una foto en la que se le veía en la playa, besando a su esposo, con unos zapatos de bebé rojos puestos en una montaña de arena.

Marcelo Daniel Pecci tenía de 45 años y era uno de los agentes del Ministerio Público designados al megaoperativo “A Ultranza Py”, que investiga un masivo esquema de narcotráfico y lavado de dinero, recordó el periódico local ABC. “Nosotros estábamos en una playa privada del hotel Decameron. Llegaron dos hombres en una lancha, se acercaron y le dispararon y se fueron (…) Él no tenía ninguna amenaza ni había recibido ningún atentado”, narró Aguilera sobre la muerte de su esposo.

Tomado de Infobae