El asesino y su amante guardiacárcel habían escapado con miles de dólares y armas para enfrentar un tiroteo

Un sospechoso de asesinato y la carcelera que lo ayudó a escapar de un calabozo de Alabama llevaban 29.000 dólares en efectivo, cuatro pistolas y un rifle AR-15 y estaban preparados para un tiroteo cuando fueron capturados, dijo un alguacil de Indiana este martes.

Las autoridades alcanzaron a la pareja el lunes, más de una semana después de la fuga y a casi 480 kilómetros (300 millas) de distancia, luego de que se estrellaran con su automóvil en una zanja después de una breve persecución. El recluso fugado Casey White, de 38 años, se entregó, mientras que la funcionaria de la cárcel Vicky White, de 56 años, fue encontrada con una herida de bala en la cabeza y fue declarada muerta en un hospital, dijeron las autoridades.

El forense del condado de Vanderburgh, Steve Lockyear, dijo en un correo electrónico a The Associated Press que se completó la autopsia de White. La muerte ha sido declarada un suicidio.

El final de la persecución dejó a las autoridades tratando de reconstruir lo que sucedió durante los 11 días que transcurrieron después de que Vicky White escoltó a Casey White desde la cárcel de Florence, Alabama, para lo que ella afirmó falsamente que era una evaluación de salud mental.

El recluso y Vicky White parecían haber tenido un “romance en la cárcel”, dijeron las autoridades de Alabama la semana pasada. No eran parientes a pesar de que compartían apellido.

En cuanto a su papel en la fuga, el sheriff dijo: “Él no la estaba obligando. Era una relación mutua”.

Un recluso peligroso

En el momento de la fuga, Casey White cumplía una sentencia de prisión de 75 años por intento de asesinato y otros delitos y estaba a la espera de juicio por cargos de apuñalar a una mujer durante un robo en 2015. Si es declarado culpable, podría recibir la pena de muerte.

Los investigadores creen que la pareja pasó unos seis días encerrada en un motel en Evansville. Las autoridades descubrieron pelucas destinadas a ocultar sus identidades. Wedding dijo que los investigadores no creen que los dos tuvieran parientes u otros contactos en la ciudad de 120.000 habitantes.

“Pensaron que habían conducido lo suficiente. Querían detenerse por un tiempo, orientarse y luego averiguar el próximo lugar para viajar”, dijo el alguacil.

Las autoridades se acercaron a ellos después de que el gerente de un lavadero de autos informara que un hombre que se parecía mucho a Casey White, de 6 pies 9 pulgadas y 260 libras (2.06 metros y 120 kilogramos), había sido grabado por una cámara de vigilancia saliendo de una camioneta.

Los investigadores dijeron que localizaron la camioneta y luego se enteraron de que la pareja pudo haber cambiado a un Cadillac, que luego fue visto afuera de un motel cercano. Cuando la pareja salió del motel, la policía los persiguió, dijeron las autoridades.

Casey White dijo a los investigadores después de su captura que “probablemente iba a tener un tiroteo en la hoguera donde ambos perderían la vida”, explicó el alguacil.

El recluso apareció por video el martes en un tribunal de Indiana, donde renunció a la extradición.

White fue llevado de regreso al juzgado en el condado de Lauderdale, Alabama, por la policía el martes por la noche. El video lo mostró ignorando las preguntas que le gritaban los periodistas.

Un abogado que representa a White en el caso de asesinato, Jamy Poss, se negó a comentar.

Vicky White, subdirectora de correcciones en la cárcel del condado de Lauderdale, se había jubilado antes de la fuga, y el día del escape, el 29 de abril, fue su último día de trabajo.

Una mujer que trabajó con ella durante 16 años apenas podía hablar entre lágrimas el martes.

“Sé que se equivocó y cometió un terrible error, pero sigue siendo tu amiga”, dijo Sherry Sylvester, empleada de la cárcel desde hace mucho tiempo.

Ella dijo que White a menudo trató de ayudar a los prisioneros, particularmente a los que no tienen familia. Pero Sylvester dijo que nunca vio a White hacer nada que cruzara la línea: “Ella hizo todo según las reglas”.

Connie Moore, la madre de Casey White, dijo que la última vez que habló con él por teléfono fue el día antes de la fuga. Ella dijo que es posible que su hijo no supiera lo que estaba a punto de suceder.

“Todo fue tan normal como podría ser. Dudo que él supiera que se iba cuando ella entró a buscarlo”, dijo Moore.

El 2 de mayo se emitió una orden judicial contra Vicky White acusándola de permitir o facilitar la fuga. Las autoridades dijeron que el plan parecía haber estado en proceso durante algún tiempo. Vendió su casa por aproximadamente la mitad de su valor de mercado y compró un todoterreno que escondió en un centro comercial sin placas.

(con información de AP)