Israel prometió una investigación profunda para dar con los responsables de la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh

El ministro de defensa de Israel prometió una investigación exhaustiva sobre la muerte de la reportera de Al Jazeera Shireen Abu Akleh el miércoles y pidió que los funcionarios palestinos entreguen la bala que la mató.

Benny Gantz dijo a los periodistas que Israel ha estado en contacto con funcionarios estadounidenses y palestinos, y dijo que todas las partes de la investigación se harían públicas.

Si bien el ejército sugirió inicialmente que Abu Akleh podría haber sido asesinado por disparos perdidos de los palestinos, mientras cubría una incursión de Israel en Cisjordania, Gantz fue más cauteloso el miércoles por la noche. “Estamos tratando de averiguar exactamente qué sucedió… No tengo conclusiones finales”.

“Lamento mucho lo que sucedió”, dijo Gantz a los periodistas. “Actualmente no sabemos cuál fue la causa directa de la muerte de ShireenEstamos muy decididos a tener una investigación a gran escala de este proceso, y esperamos obtener la cooperación palestina en este tema. Sin el informe de los hallazgos patológicos y los hallazgos forenses, sería muy difícil para nosotros averiguar qué sucedió en el terreno”.

Investigamos a todas las tropas que formaron parte de la operación”, agregó. “Hasta el momento, no tenemos ninguna conclusión final”.

“Debo enfatizar que el Estado de Israel y el establecimiento de defensa, incluido el ejército, valoran la vida humana por encima de todo, y damos gran importancia a la libertad de prensa, a su trabajo y en la medida de lo posible garantizar la seguridad de los periodistas que están operando en el terreno”, señaló Gantz.

Abu Akleh era un rostro respetado y familiar en el Oriente Medio, conocida por su cobertura para Al Jazeera de las duras realidades de la ocupación militar de los palestinos por Israel, ahora en su 55to año. Era muy conocida en Cisjordania.

Su muerte se sintió en toda la región y fue condenada por numerosos gobiernos árabes.

En Cisjordania hubo una enorme efusión de dolor. En Ramalá, la sede del gobierno autónomo palestino, el cuerpo de Abu Akleh, cubierto con una bandera palestina y una ofrenda floral, fue llevado por las calles de la ciudad. Centenares de dolientes corearon “con nuestro espíritu, nuestra sangre, te redimiremos, Shireen”.

El jueves, una procesión iba a llevar el cadáver para su entierro en Jerusalén, donde Abu Akleh nació.

En Jerusalén oriental, decenas de dolientes se congregaron en la casa de la familia para rendirle homenaje. Lina Abu Akleh, la sobrina de la periodista, la llamó “mi mejor amiga, mi segunda madre, mi compañera”.

“Nunca pensé que llegaría este día, cuando la noticia sería sobre ella y ella no estaría cubriendo la noticia”, dijo.

El ejército israelí dijo que sus fuerzas se habían visto atacadas con explosivos e intensos disparos durante su operación en Yenín, y que devolvieron el fuego. El ejército dijo que estaba “investigando el suceso y comprobando la posibilidad de que los periodistas fueran alcanzados por hombres armados palestinos”.

Sobre la oleada de ataques en territorio israelí, Gantz dijo que, a pesar de la inversión que ha hecho Israel ala economía palestina, el país se ha enfrentado a una ola de terror durante el último mes que resultó en el asesinato de 19 personas. “Esos ataques fueron alimentados por la incitación de grupos terroristas, como vimos y vemos la propagación de la incitación en todas las áreas y específicamente hasta el Monte del Templo durante el propio Ramadán”, dijo.

“Logramos prevenir decenas de ataques. He dado instrucciones al establecimiento de defensa y a las fuerzas militares para que lleven a cabo las actividades antiterroristas con la mayor precisión posible para garantizar la vida de los civiles y hacer todo lo posible para separar a los terroristas de los civiles que los rodean tanto como sea posible”, agregó.

(Con información de AP)