Los secretos del Área 51: cómo es el sitio prohibido de EE.UU. donde algunos creen que hay extraterrestres

Se trata de un sitio reservado, muy mencionado, pero poco conocido y esto quizá sea lo que más estimula su halo de misterio. El lugar donde se encuentra, el estado de Nevada, tiene ese aire de territorio entre inexplorado y distante, apto para ocultar todo aquello que es mejor que guarde sepultura.

Los tours invitan a los visitantes a descubrir la aerolínea que “no existe” en el Aeropuerto Internacional McCarran antes de ir directo a las inmediaciones de la base aérea del Área 51, en el lago Groom. Este fue un lugar que las voces oficiales negaron durante décadas, aunque siempre estuvo ahí.

Por el camino se atraviesan algunos de los desiertos más desolados, aunque espectaculares, del mundo. Más allá de lo misterioso del destino final, en el camino es posible observar los antiguos petroglifos indios de casi dos metros de tamaño y explorar el misterioso lago seco donde se han notificado avistamientos de ovnis.

Luego, se puede continuar por la carretera “extraterrestre” hasta llegar a Little A’le’ Inn, escenario de numerosas películas como Día de la IndependenciaBlack Mailbox es el paso siguiente para explorar un lugar de encuentro sagrado entre los entusiastas de los avistajes extraterrestres.

Las excursiones llegan al perímetro del Área 51 a través de un bosque. Allí es posible descubrir los puestos desde donde los guardias vigilan gracias a dispositivos de detección y cámaras instaladas en cactus. La CIA, la Comisión de Energía Atómica y otros departamentos gubernamentales han utilizado este sitio desde 1955 para pruebas nucleares altamente secretas, testeo de aviones no tripulados y naves espía que vuelan a tres veces la velocidad del sonido por casi 5.ooo kilómetros sin necesidad de reabastecimiento.

El sitio es tan secreto que el gobierno norteamericano ni siquiera admitió su existencia hasta 2013. El Área 51 está al noroeste de Las Vegas y forma parte de un extenso complejo militar de casi 150 hectáreas que incluyen el Sitio de Pruebas de Nevada, que se estableció para testeos de armas nucleares, y el campo de pruebas y entrenamiento de Nevada para vuelos y prácticas de tiro. Su espacio aéreo está restringido y la base está estrictamente prohibida para visitantes no invitados, lo que desencadena teorías de conspiración sobre qué es exactamente lo que Estados Unidos esconde detrás de las señales de advertencia, los guardias armados y la vigilancia electrónica.

En 1955, la CIA necesitaba una base para probar el prototipo de sus aviones espías U-2. Los espías querían un área remota, de fácil acceso por aire y con buen clima durante todo el año. Tenía que acomodar a un gran número de personas, estar equipado con instalaciones de almacenamiento de combustible y estar cerca de una instalación de la Fuerza Aérea (USAF), y poder contener una pista de al menos 2,5 kilómetros de largo. El sur de Nevada cumplía los requisitos.

Primero se lo conoció como “Rancho Paraíso” o “Tierra de los Sueños”. Más tarde la base se conoció como Área 51, su designación en los mapas antiguos de la Comisión de Energía Atómica. La CIA probó inicialmente su avión espía monoplaza U-2, que podía volar a 70.000 pies (unos 21 kilómetros), monitorear emisiones electrónicas y fotografiar territorios en las profundidades de la Unión Soviética, China y otros países enemigos de la Guerra Fría. El U-2 siguió siendo una fuente secreta de recopilación de inteligencia hasta 1960, cuando el piloto Francis Gary Powers fue derribado sobre la Unión Soviética. Posteriormente, Powers fue devuelto a EE. UU. en un intercambio por el espía soviético Rudolf Abel. Sin embargo, el avión que alguna vez fue ultrasecreto siguió en uso. Durante la crisis de los misiles en Cuba, las fotografías del U-2 confirmaron la presencia de misiles con armas nucleares soviéticas en aquél país, y desde entonces el avión se ha utilizado para reconocimiento y vigilancia en el campo de batalla.

El Área 51 también se ha utilizado para probar el sucesor del U-2, el A-12 Oxcart, un avión de reconocimiento Mach 3+ de gran altitud diseñado para evitar las defensas aéreas de la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Se han desarrollado al menos seis aviones espía estadounidenses en la base, incluidos los de combate furtivos F-117 Nighthawk utilizados en Afganistán e Irak, pero el Área 51 no es solo para probar aviones y pilotos. Documentos desclasificados de la CIA muestran que bajo un proyecto cuyo nombre en código es “Have Doughnut”, la Fuerza Aérea de EE. UU. obtuvo un avión de combate soviético MiG-21 cuando un piloto iraquí desertó a Israel. El personal del Área 51 realizó ingeniería inversa del jet Mach 2 para ver cómo se desempeñaba en contraste con los cazas estadounidenses.

La base todavía se usa hoy como campo de entrenamiento y prueba para la Fuerza Aérea de EE. UU. con cerca de 1.500 personas que vuelan a diario al trabajo todos desde Las Vegas en una aerolínea secreta. Las fotos tomadas por un piloto privado de Cessna 150, Gabriel Zeifman, que voló sobre el Área 51 en 2020, revelan que se está construyendo un enorme hangar junto a uno que se cree que albergaba a los F-117 Nighthawks. Rogoway especuló que el tamaño del hangar podría significar que el ejército estadounidense está creando espacio para una flota de aviones de combate no tripulados diseñados para volar juntos en una red colectiva.

El secreto más hablado

El Proyecto Manhattan es el nombre en clave de un proyecto de investigación ultrasecreto de la Segunda Guerra Mundial para producir la bomba atómica. Estados Unidos, con la ayuda de Canadá y Gran Bretaña, creó un arma nuclear pero necesitaban espacio para desarrollarla. Nuevo México y luego Nevada demostrarían ser ideales. 

Las pruebas nucleares en Nevada del Área 51 comenzaron oficialmente en 1951 con la detonación de Shot Able, una bomba de un kilotón. Para 1992, el gobierno de EE. UU. había realizado más de 1.000 pruebas nucleares, según la Fundación del Patrimonio Atómico de ese país. Alrededor de 100 de las pruebas fueron atmosféricas, y el resto bajo tierra. Las instalaciones de prueba para cohetes nucleares y motores estatorreactores también se utilizaron hasta principios de la década de 1970. La Comisión de Energía Atómica originalmente tenía la intención de que el Área 51 se usara para experimentos rápidos realizados con bombas nucleares a pequeña escala.

Según el Departamento de Energía, la misión del Área 51 es más amplia que trabajar en aviones espía y pruebas de armas. También tiene el mandato de aplicar técnicas de restauración ambiental en áreas afectadas por pruebas nucleares; gestionar desechos radiactivos mixtos y de actividad baja; investigar la tecnología de desmilitarización y contraproliferación; ayudar al Departamento de Defensa en actividades especiales y operar un centro de prueba de derrames de materiales peligrosos.

Uno de los muchos misterios del Área 51 es el que muchos consideran que se trata del hogar de un laboratorio subterráneo donde se esconden naves espaciales, y tal vez incluso extraterrestres. El accidente de Roswell, ocurrido en Nuevo México en 1947 ciertamente alimentó la leyenda. Si bien el ejército de EE. UU. inicialmente dijo que había aterrizado una nave, la declaración se corrigió más tarde para decir que un globo meteorológico se había estrellado en una tormenta eléctrica.

Los testigos informaron sobre avistamientos de extraterrestres y compartieron historias sobre los restos de naves espaciales traídas a la base militar cerca del Área 51 como parte del encubrimiento. Los lazos extraterrestres del Área 51, dijeron analistas, probablemente han sido útiles para las agencias de inteligencia, una distracción inofensiva de las noticias sobre la lluvia radiactiva y las pruebas de armas.

Pero en 2019, cuando 2 millones de personas anunciaron en Facebook que planeaban asaltar el Área 51, los militares dejaron en claro que traspasar la seguridad no era una opción: el Área 51 “es un campo de entrenamiento abierto para la Fuerza Aérea de EE.UU que nadie intente ingresar al área donde entrenamos a las fuerzas armadas estadounidenses”. En caso de que eso no fuera suficiente, la USAF agregó: “La Fuerza Aérea de los EE. UU. Siempre está lista para proteger a los Estados Unidos y sus activos”.

En tanto, los misterios continúan, pero los recorridos turísticos se acumulan aunque siempre sin ingresar al área restringida. Pero cerca, en este caso, es lo adecuadamente suficiente.

Tomado de Infobae