El “Rasputín de Putin”: quién es Alexander Dugin, el filósofo místico de extrema derecha que se hace fuerte en el Kremlin

Vladimir Putin ha intentado con frecuencia legitimar su invasión de Ucrania invocando la idea de un choque de civilizaciones con tintes religiosos: Eurasia contra Occidente. Para Putin, Moscú es la “tercera Roma”, la heredera espiritual y cultural del legado de los imperios romano y bizantino, el centro de un dominio claramente antieuropeo, lo suficientemente poderoso (y autoritario) como para resistir las amenazas percibidas de la modernidad liberal, el multiculturalismo y los valores progresistas.

La noción de una Ucrania independiente, según este punto de vista, es una ficción propagada por las “autoridades seculares” del decadente Occidente. En cambio, para el presidente ruso, Rusia y Ucrania existen en una “unidad espiritual”, no sólo por su fe cristiana ortodoxa compartida, sino también porque ambos pueblos reivindican el linaje y la ascendencia cultural de la “antigua Rus”, una federación medieval centrada en Kiev. La idea de la “unidad espiritual” sugiere una tendencia mística en el pensamiento de Putin. De hecho, parece ver su guerra imperial como una manifestación terrenal de una batalla más amplia y mítica entre el orden tradicional y el caos progresivo. Para entender ese misticismo -para comprender las ideas que sustentan el asalto a Ucrania- debemos fijarnos en una de las influencias más profundas de Putin: el escritor y filósofo ocultista de extrema derecha Alexander Dugin.

No es exagerado decir que Dugin, a menudo llamado “el Rasputín de Putin” o “el cerebro de Putin” por la prensa internacional, es -como también ha sugerido el columnista del Washington Post David Von Drehle- el autor de facto de la estrategia ucraniana de Putin. Aunque no tiene ningún cargo oficial en el gobierno -es más bien un académico a tiempo y antiguo editor jefe de Tsargrad TV, una cadena conocida por su ferviente apoyo tanto a Putin como a la Iglesia Ortodoxa Rusa- y ha sido perpetuamente cauteloso sobre los detalles de su relación con Putin, su lenguaje y retórica han sido adoptados por el Kremlin desde hace tiempo. Como un pequeño ejemplo, sus usos en 2013 y 2014 del término “Novorossiya” (Nueva Rusia) para los territorios del este de Ucrania que Rusia deseaba reclamar se reflejaron poco después en el lenguaje propagandístico de Putin apoyando la ocupación de Crimea. Para cualquiera que haya leído a Dugin, los ecos de su pensamiento en los recientes discursos de Putin sobre el supuesto lugar propio de Rusia en el mundo han sido inconfundibles, y extraños.

Nacido en 1962 en el seno de una familia soviética de alto rango (el padre de Dugin era oficial de inteligencia militar), Dugin alcanzó la fama nacional en la década de 1990 como escritor del periódico de extrema derecha DenUn manifiesto publicado en 1991 en Den, “La gran guerra de los continentes”, exponía su visión de Rusia como una “Roma eterna” enfrentada a un Occidente individualista y materialista: la “Cartago eterna”. A principios de la década de 1990, cofundó el Partido Nacional Bolchevique con el controvertido novelista de pornografía punk Eduard Limonov, mezclando la retórica y la imaginería fascista y comunista-nostálgica; la transgresión vanguardista e irónica (y no tan irónica); y una auténtica política reaccionaria. La bandera del partido era una hoz y un martillo negros en un círculo blanco sobre un fondo rojo, una imagen comunista de la esvástica. ¿El mantra medio sincero del partido? “Da smert” (Sí, muerte), pronunciado con un brazo levantado al estilo del sieg-heil.

Su obra más importante fue el libro de 1997 “The Foundations of Geopolitics: El futuro geopolítico de Rusia”, que fue tan popular que los supermercados lo colocaron en sus cajas. En él se expone un manual de actuación para enfrentarse a Occidente que a estas alturas parece demasiado familiar: utilizar la desinformación y el poder blando para “provocar todas las formas de inestabilidad y separatismo” dentro de Estados Unidos, incluso avivando las tensiones raciales y políticas, al tiempo que se refuerza el nacionalismo y el autoritarismo en el país.

Siguiendo el equilibrio entre su trabajo intelectual y la política más práctica, en 2002 creó el Partido Eurasia, de extrema derecha, que fue “bien recibido por muchos en la administración de Putin”, escriben los analistas de Rusia Anton Barbashin y Hannah Thoburn en Foreign Affairs. También señalan que forjó “fuertes lazos” con Sergei Glazyev, líder del bloque político patriótico Rodria y ahora principal ayudante de Putin en la “integración euroasiática”.

Dugin y sus seguidores han participado en varios momentos clave de la expansión imperial rusa. Estuvo activo en las regiones disputadas de Osetia durante la guerra entre Rusia y Georgia en 2008 y colaboró con activistas separatistas en Ucrania en 2014. En 2009, señala Cathy Young en el Bulwarkfue nombrado presidente de la sección de relaciones internacionales del departamento de sociología de la prestigiosa Universidad Estatal de Moscú, aunque más tarde fue expulsado -en circunstancias controvertidas- en 2014, posiblemente como consecuencia de unos comentarios incendiarios en los que pedía la matanza masiva de ucranianos (“Mátenlos, mátenlos, mátenlos”). Sigue siendo un comentarista omnipresente en la televisión rusa, una situación que no podría existir sin el respaldo de Putin.

Al leer la obra de Dugin en términos generales, sus objetivos son claros: la restauración de un Estado ruso poderoso y autoritario y la disolución interna de los enemigos de Rusia, especialmente del Occidente liberal. Tal y como argumentaba Dugin en “Fundamentos” y en su continuación de 2009, “La cuarta teoría política”, el orden mundial contemporáneo debía entenderse como una batalla campal entre las fuerzas de “los derechos humanos, la antijerarquía y la corrección política” representadas por los estadounidenses y europeos “atlánticos”, y la cultura rusa, claramente “euroasiática”, que todavía era capaz -a diferencia del esclerótico Occidente- de honrar los pilares de la vida humana: “Dios, la tradición, la comunidad, la etnia, los imperios y los reinos”.

Sin embargo, la visión de Dugin sobre la restauración de Rusia es algo más que un orden geopolítico. Dugin suscribe abiertamente una corriente de pensamiento explícitamente ocultista y reaccionaria conocida como tradicionalismo. Aunque el Tradicionalismo a menudo reclama un linaje más antiguo, puede datarse aproximadamente en una red de artistas y escritores reaccionarios que vivían en París y sus alrededores durante el crepúsculo del siglo XIX. Una embriagadora mezcla de dandis y decadentes, católicos reaccionarios y satanistas surrealistas, aristócratas sin dinero y pretendientes a títulos, este círculo se definía por su alienación y rechazo de lo que consideraba los problemas de la modernidad liberal, en particular su desecación espiritual y su abandono de las jerarquías (a menudo raciales y de género) que supuestamente definían el orden mundial de un pasado mítico medio imaginado. El círculo también se definía por su pasión por todo tipo de ocultismo, una mezcla de interés sincero por las artes mágicas y un deseo totalmente vanguardista de escandalizar. Lo que el mundo necesitaba, argumentaban estas figuras, era un retorno al mundo antiguo: un mundo de honor, de orden, de autoridad, de gente que entendiera que algunos eran naturalmente soberanos y otros esclavizados.

Influidos por estas figuras, tradicionalistas fundacionales como el francés René Guénon (1886-1951) y el fascista-místico italiano Julius Evola (1898-1974) convirtieron estas corrientes intelectuales en una narrativa (en cierto modo) coherente. El mundo había sido antes jerárquico y puro; ahora, no vivíamos en una época de héroes míticos, sino en el “Kali Yuga” (un término tomado a la ligera del hinduismo): una época de caos y mediocridad. El orden natural de las cosas -en el que cada uno conocía y respetaba su función natural y social- había sido trastocado por la falsa promesa de la democracia. “Nadie ocupa ya el lugar que le corresponde”, se lamenta Guénon. Pero una verdad secreta, disponible para los iniciados en el ocultismo y transmitida a aquellos aristócratas espirituales lo suficientemente sabios como para trascender su época, podría significar un resurgimiento de la gloria pasada.

Dugin ha hablado abiertamente de sus inclinaciones tradicionalistas. Llegó a la madurez intelectual como parte del círculo Yuzhinsky, una mezcla de neonazis, punks y satanistas obsesionados con Guénon. Una de sus primeras publicaciones fue una traducción al ruso del libro de Evola “Pagan Imperialism”. Ha descrito la corrección política y el liberalismo como precursores del Kali Yuga, y se ha referido elogiosamente al orden euroasiático como “el orden espiritual que penetra en todos los niveles de la realidad, tanto sutil como grosero, anímico y corpóreo, social y natural”. Para Dugin, como para todos los tradicionalistas, la guerra cultural es un campo de batalla cósmico: una yihad contra un orden liberal explícitamente codificado como demoníaco.

La influencia de Dugin -y de los tradicionalistas en general- no se limita a Rusia. Como ha señalado el historiador Gary Lachman, en Hungría, el líder de la extrema derecha Gábor Vona ha contratado a un asesor espiritual tradicionalista, Tibor Baranyi, y ha contribuido con un prólogo a una publicación del “Manual para la juventud de derechas” de Evola. En Grecia, el partido Amanecer Dorado incluye a Evola en su lista de lecturas. El tradicionalismo también ha apuntalado los movimientos de extrema derecha en Estados Unidos. Nina Kouprianova, ex esposa del destacado nacionalista blanco Richard Spencer, ha traducido la obra de Dugin al inglés. Y, como informó ampliamente el estudioso de la extrema derecha Benjamin Teitelbaum en su libro de 2020, “War for Eternity”, el que fuera asesor de Donald Trump, Stephen K. Bannon, ha aludido con frecuencia a su interés por las ideas tradicionales.

La idea de que la política mundial se sustenta en las visiones de los místicos ocultistas puede parecer algo sacado de una novela de Dan Brown. Pero, al menos desde el siglo XIX, los movimientos reaccionarios han contenido una poderosa vena espiritual: intentos de reencantar lo que consideran una modernidad alienada mediante la promesa de una sabiduría secreta y un derramamiento de sangre purificador, un apocalipsis que presagia el regreso a un estado más prístino del ser. Como dijo Dugin a “60 Minutos” en 2017, “Necesitamos ser libres y liberados, no solo físicamente como estado, como pueblo, sino también [un] renacimiento del logos ruso, del espíritu ruso, de la identidad rusa que es mucho más importante.”

Tomado de Infobae