Revelaron que Putin está tomando decisiones operativas y tácticas “al nivel de un coronel o brigadier”

Fuentes occidentales revelaron que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, está tomando decisiones operativas y tácticas “al nivel de un coronel o brigadier” sobre la invasión a Ucrania. Esto demuestra el alto nivel de involucramiento del mandatario ruso en el conflicto europeo.

Putin está trabajando en estrecha colaboración con el general Valery Gerasimov, comandante de las fuerzas armadas rusas, y está indicando a sus fuerzas armadas cómo se deben de mover en el Donbás.

Creemos que Putin y Gerasimov están involucrados en la toma de decisiones tácticas a un nivel que normalmente esperaríamos que tome un coronel o un brigadier”, dijo una fuente militar a The Guardian.

A diferencia de Rusia, en EEUU y el Reino Unido los coroneles y brigadieres suelen comandar una brigada, que son unidades formadas por un puñado de batallones. En cambio, el ejército de Rusia opera de una manera más descendente. Por ejemplo, las instrucciones generalmente se envían a los generales en el campo de batalla.

Un jefe de gobierno debería tener mejores cosas que hacer que tomar decisiones militares. Deberían establecer la estrategia política en lugar de empantanarse en la actividad del día a día”, dijo Ben Barry, ex brigadier del ejército británico y experto en guerra terrestre en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, a The Guardian.

La semana pasada, Rusia sufrió una nueva humillación en el campo de batalla después de que Ucrania frustrara con éxito su intento de cruzar un río en Donbás, destruyendo decenas de vehículos y provocando grandes bajas.

El hecho fue fuertemente criticado por algunos blogueros militaristas rusos que señalaron “la incompetencia del ejército ruso”.

Al parecer, los comandantes rusos intentaban rodear Lisychansk -y su ciudad hermana, Severodonetsk- con el cruce, pero vieron cómo su ataque furtivo se convertía en una masacre cuando Ucrania adivinó sus planes, según Daily Mail.

La ofensiva rusa en el este de Ucrania se intensificó el lunes y dejó diez muertos, en una jornada en que Rusia advirtió que reaccionará si hay despliegue de “infraestructuras militares” de la OTAN en Suecia y Finlandia, que aspiran a entrar a ese pacto.

En Severodonetsk, convertida en la capital regional desde que las fuerzas separatistas respaldadas por Moscú tomaron el control de una parte del Donbás en 2014, al menos diez personas murieron en un bombardeo ruso, anunció el gobernador Serguéi Gaidai.

Esta ciudad del este está casi totalmente cercada por las tropas rusas y en un mensaje anterior Gaidai anunció ataques de artillería contra Severodonetsk y su ciudad gemela de Lyssychank, justo al lado, que provocaron incendios en zonas residenciales.

A pesar de los reiterados llamados de las autoridades ucranianas para que se evacue Lysychansk, separada de Severodonetsk por el río Siversky Donets y bombardeada regularmente, más de 20.000 civiles -de una población de 100.000 antes de la guerra- siguen allí.

“Creo que la gente no entiende del todo la situación”, dijo a la agencia AFP Viktor Levchenko, un policía que intenta convencerlos de que evacuen. “Tenemos que esquivar los bombardeos y atravesar zonas muy peligrosas para llegar hasta ellos, alimentarlos e intentar evacuarlos”.

El traslado de las fuerzas rusas al Donbás habría ayudado a las tropas ucranianas a retomar la zona al norte de Kharkiv, la segunda ciudad del país.

El ministerio ucraniano de Defensa se congratuló el lunes de que sus tropas pudieron “seguir expulsando a los rusos” de la región y publicó un video en Facebook donde se ve a soldados ucranianos frente a un puesto fronterizo pintado con los colores amarillo y azul de la bandera de Ucrania.

Tomado de Infobae