EEUU advirtió que el alivio de sanciones a la dictadura de Maduro está sujeto a medidas que lleven a elecciones libres en Venezuela

En el marco de la 7ª Conferencia Anual de Seguridad Hemisférica, que comenzó este martes en la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en inglés), en la ciudad estadounidense de Miami, Juan Gonzalez, Asistente Especial del presidente Joe Biden y Director Principal del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, se refirió al alivio de sanciones a la dictadura venezolana de Nicolás Maduro anunciado por Washington.

Si bien confirmó la medida impulsada por la administración Biden, aclaró que ese alivio de las sanciones está sujeto a “acciones y resultados concretos”.

“En el caso de Venezuela está muy claro. Vamos a aliviar la presión a partir de acciones, resultados ambiciosos y concretos, que lleven a Venezuela a elecciones libres y democráticas, y solamente lo haremos de esa manera”, comentó Gonzalez.

Y agregó: “Si hay algún tipo de atraso, de retroceso, entonces volveremos a aplicar las sanciones”.

Durante el debate que compartió con el moderador del mismo, Brian Fonseca, el asistente presidencial sostuvo que la única forma que tiene Estados Unidos de aliviar la presión sobre las dictaduras, “es a partir de los resultados de las negociaciones”.

En ese sentido, aseguró que el Gobierno se mantiene “comprometido” en el proceso de negociación entre el chavismo y la oposición venezolana. Por eso, aseguró, “es importante tener un plan diplomático sólido”.

Consultado sobre las sanciones que se aliviarán, el funcionario norteamericano no dio detalles al respecto, y afirmó que aguardarán un pronunciamiento del régimen y la Plataforma Unitaria.

Al hablar de la política de sanciones de Estados Unidos, Gonzalez recordó que también está incluido Cuba, luego de que la administración Biden anunciara el lunes un alivio sobre algunas restricciones aplicadas en la gestión del ex presidente Donald Trump a las remesas familiares y los viajes a la isla.

Según apuntó, estas medidas buscan brindar “apoyo al pueblo cubano”, sin dejar de presionar a la dictadura de Miguel Díaz-Canel para que asuma la responsabilidad por la violación de derechos humanos y la gran migración.

En el caso de Nicaragua, destacó que el enviado Ricardo Zúñiga está trabajando con distintos actores “para avanzar en un camino para que se den pasos claros hacia la liberación de presos políticos, y que no se utilice la migración como un arma”.

Durante su exposición en la 7ª Conferencia Anual de Seguridad Hemisférica, Gonzalez indicó que Estados Unidos está redoblando esfuerzos para hacer frente, junto a sus socios del hemisferio, al expansionismo de China y Rusia.

El asistente advirtió que “las inversiones chinas son una amenaza” a los valores democráticos que busca impulsar Washington en la región, y destacó el accionar de líderes como Guillermo Lasso, presidente de Ecuador, “que ha buscado alternativas para el financiamiento chino”.

También hizo hincapié en una de las principales preocupaciones del gobierno de Biden por estos días: el gran flujo migratorio. Al respecto, indicó que “los niveles históricos de migración que está experimentando Estados Unidos tiene impacto en la seguridad del país, así como la situación económica que la región sigue experimentando”.

Sobre los efectos de la invasión rusa en la región, en primer lugar aclaró que “cualquier país comprometido con su soberanía”, debería “rechazar la invasión”. Luego, comentó que la guerra en Ucrania “cortó el suministro de alimentos, algo que los gobiernos del hemisferio sentirán”, así como la escasez de fertilizantes, escenario ante el que está trabajando el gobierno de Biden para ayudar a los países del hemisferio.

Tomado de Infobae