“El asesino de BTK” que aterrorizó a Wichita por 30 años

Esta comunicación fue una de una larga lista enviada por el asesino en serie que aterrorizó a Wichita durante más de 30 años, quien asesinó brutalmente a 10 personas, burlándose de la policía y los medios locales. 

Un mes después, el 25 de febrero, Dennis Lynn Rader, esposo, padre de dos hijos y oficial de cumplimiento de Park City, Kansas, fue puesto bajo custodia policial y pronto confesó ser el asesino de BTK.

Rader cometió sus primeros asesinatos en 1974, cuando estranguló a cuatro miembros de una familia: un esposo, una esposa y dos de sus hijos. Siguieron seis víctimas más, todas mujeres, la última en 1991.

A lo largo de la década de 1970, el “asesino de BTK” o “estrangulador de BTK”, como también se le conocía, enviaba cartas a los medios de comunicación en las que aseguraba tener conocimiento de los crímenes. Rader se apodó a sí mismo BTK por su método de atar, torturar y matar a sus víctimas.

Exteriormente, Rader, un líder de la tropa Cub Scout y presidente del consejo de la iglesia, parecía ser un ciudadano común y corriente. Como oficial de cumplimiento, era responsable de hacer cumplir las ordenanzas de la ciudad. Sin embargo, hubo quejas ocasionales de que era demasiado entusiasta en su trabajo y acosaba a las personas por delitos menores.

En 2004, el asesino de BTK en busca de atención comenzó a ponerse en contacto con los medios nuevamente, enviando notas, poemas y paquetes que incluían algunas de las licencias de conducir y las joyas de sus víctimas.

En febrero de 2005, Rader envió un disquete que contenía una carta BTK a una estación de televisión local. El disco finalmente fue rastreado hasta la computadora de la iglesia de Rader y fue identificado. La evidencia de ADN ayudó a vincular de manera concluyente a Rader con los crímenes.

Rader fue acusado de 10 cargos de asesinato, inicialmente se declaró inocente y luego cambió su declaración a culpable antes de que comenzara su juicio en la corte. 

Este, quien acechaba a muchas de sus víctimas y se refería a ellas como “proyectos”, dijo que las estrangulaba como parte de una fantasía sexual. 

En agosto de 2005, fue condenado a 10 cadenas perpetuas consecutivas en prisión. En su sentencia, Rader hizo una extraña declaración en la que enumeró las cosas que tenía en común con sus diversas víctimas, incluido el interés por dibujar, la jardinería y escribir poesía.

Rader no era elegible para la pena de muerte porque no existía en Kansas durante los años en que llevó a cabo sus crímenes.

Tomado de https://laopinion.com/