Habló la mujer cuyo esposo escapó con la ucraniana refugiada en su casa… y reveló intimidades

La guerra Rusia-Ucrania deja muertes y dolor a su paso, incluso historias sentimentales que poco tienen que ver con bombas y balas. En los últimos días dio la vuelta al mundo el caso de Tony Garnett, de 29 años, quien abandonó a su mujer después de enamorarse de Sofiia Karkadym, una joven ucraniana de 22 que la pareja había recibido en su casa, así lo reseñó CLARÍN.

Y ahora, después de las repercusiones, quien salió a hablar fue Lorna (28), la mujer que quedó sola con sus dos hijos tras la partido de su esposo y la joven en su casa del Reino Unido.

Historia de guerra, amor y dolor

Lorna Garnett tenía sus reservas acerca de dejar entrar a un extraño en su casa en Bradford, West Yorkshire, Inglaterra. Pero su amado se mantuvo firme y se unió a grupos de Facebook donde los ucranianos buscaban patrocinadores.

Después de que Sofiia, quien huía de los combates en Lviv, se mudara a principios de este mes, Lorna dijo que estaba sorprendida de verla usar “tops escotados” y “maquillaje”.

Puso su mirada en Anthony desde el principio, decidió que lo quería y lo tomó” , dijo tajante a The Sun. Y continuó: “A ella no le importaba la devastación que quedó atrás. Todo lo que sabía se puso patas arriba en apenas dos semanas“.

Según Lorna, la mujer ucraniana no cuidaba su apariencia durante el día, pero se esforzaba mucho en hacerlo después de las 17, justamente el horario en que Tony regresaba del trabajo a casa. “Ella bajaba las escaleras con labios rojos, el pelo arreglado y con un top escotado“, describe.

Al principio pensé que lo estaba imaginando o que me habían invadido los celos naturales. Pero lamentablemente el tiempo me dio la razón”, advierte con dolor.

Decisión de recibir a una refugiada de Ucrania

La gerente de TI, Sofiia, voló a Manchester el 4 de mayo y se fue a vivir con la pareja, que había estado junta durante ocho años, y tenían dos hijas de tres y seis años. 

Tony, que trabaja de guardia de seguridad en un centro de acogida del NHS (Servicio Nacional de Salud), dijo que la pareja «simplemente hizo clic» y se llevaban muy bien, en parte porque podía hablar eslovaco, que es similar al ucraniano.

Justamente el problema aparecía acá, dado que dejaba a Lorna sin entender de qué estaban hablando y sintiéndose como extraña a veces. Así sus sospechas solo empeoraron.

En cuestión de días, las tensiones aumentaron. Los acercamientos entre el hombre de la casa y la ucraniana se volvían más frecuentes y sospechosos a la vez. Situación que se potenciaba cuando ambos se quedaban despiertos hasta tarde en la noche para ver televisión juntos, mientras Lorna se iba a la cama.

En declaraciones a los medios, tanto Tony como Sofía dijeron que, aunque en un comienzo «se llevaban muy bien», en ese momento seguía siendo «inocente».

A los 10 días se escaparon juntos

Un vecino advirtió a Lorna que había visto a su esposo y a la refugiada ucraniana hablando muy cerquita fuera de la casa. Fue la gota que terminó por detonar el escándalo.

Lorna no dudó y de inmediato echó a Sofía de la casa. Pero jamás imaginó la reacción de su pareja Tony: «Si ella se va, yo me voy», respondió tajante el hombre. 

Apenas 10 días después de la llegada de Sofía, la nueva pareja hizo las maletas y se mudó a la casa de los padres de Tony. Y según medio británicos, ahora la nueva pareja comenzó a buscar una propiedad juntos, a la par de los trámites para el proceso de visa permanente para Sofía.

A la distancia, Lorna reflexiona sobre la decisión importante de dejar que un extraño entrara en la casa familiar, pero la situación en Ucrania era tan aterradora que decidió que era lo correcto.

«Así me pagó Sofía por darle un hogar», concluyó.

La palabra de Tony y la refugiada de Ucrania

La pareja había recibido el último 4 de mayo a la ucraniana en su casa de la ciudad de West Yorks, Inglaterra

Tony, padre de dos hijos y que trabaja como guardia de seguridad, sorprendió a su pareja Lorna, al marcharse solo 10 días después de que le dieron la bienvenida a Sofiia a la casa de su familia.

Sofiia Karkadym había huída de los ataques de Rusia a la ciudad de Lviv al comienzo de la guerra. “Tan pronto lo vi me gustó, y esta es nuestra historia de amor. Sé que la gente pensará mal de mí, pero sucede. Pude ver lo infeliz que estaba Tony”, había declarado ella al medio inglés.  

 “Comenzó con un simple deseo mío de hacer lo correcto y darle un techo a alguien necesitado, un hombre o una mujer», contaba Tony a The Sun.

Y contó: “Mi abuelo huyó de Rusia para comenzar una nueva vida en el Reino Unido hace 60 años y sin la ayuda de otros nunca hubiera logrado comenzar una nueva vida».

“Si nos invadieran, esperaríamos que el resto del mundo interviniera para ayudarnos. Eso es todo lo que quería hacer, pero las cosas han dado un giro inesperado”, declaró.

Tony  justificó su decisión: “Lamentamos el dolor que hemos causado, pero he descubierto una conexión con Sofía como nunca antes. Estamos planeando el resto de nuestra vida juntos”.

Tomado de https://www.clarin.com/