General Botashev, la historia del “Top Gun” ruso derribado con un misil cuando pilotaba un caza Su-25 en Ucrania

Rusia sigue perdiendo generales en la guerra de Ucrania a un ritmo inusual. Según el Ministerio de Defensa, ya han sido abatidos 12 generales. El último en caer ha sido Kanamat Botashev, de 63 años, cuyo avión de combate Su-25 fue derribado sobre la región de Lugansk mientras participaba en una misión de ataque posiciones ucranianas cerca de la ciudad de Popasnapara.

El Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania anunció que derribó el caza ruso -en el que según la BBC iba el general Botashev- con un misil Stinger. El piloto, un veterano de las fuerzas armadas rusas, no pudo eyectarse para salvar la vida. Pero Botashev no era un piloto cualquiera. Su historial está trufado de altibajos, con algunos episodios escabrosos que marcaron su carrera de por vida y que a algunos les ha recordado a la película Top Gun.

En dos ocasiones fue suspendido por acciones temerarias. La primera tuvo lugar en 2011 cuando voló un avión SU-23 sin el permiso apropiado y sin la cualificación necesaria, según informó la agencia rusa TASS. “Solo quería volar un caza de este tipo, pero no tuve en cuenta que un avión así tiene sus propias características”, se defendió durante una audiencia militar. Botashev dañó la aeronave y en el juicio se enfrentó a una pena de prisión de siete años y al pago de una compensación por daños cien 100 millones de rublos.

La segunda acción que le generó problemas con sus superiores tuvo lugar el 28 junio de 2012. Ese día estando al frente de unos ejercicios de vuelo tácticos, sin permito y sin el entrenamiento adecuado, Botashev ordenó al piloto que le transfiriera el control del avión de combate Su-27UB en el que viajaba para participar en un vuelo reconocimiento meteorológico. Tras hacerse con el control de la aeronave, el general de división comenzó a realizar acrobacias aéreas no previstas hasta que uno de los ejercicios, por “errores en el pilotaje”, llevó al caza a una peligrosa posición de “sacacorchos invertido” sin que fuera posible corregir la maniobra. Como consecuencia, ambos pilotos se eyectaron a una altitud de unos 500 metros perdiendo el avión, que se estrelló sobre el terreno.

Tras la confirmación de la muerte de Botashev a bordo del caza ruso en Ucrania muchos se preguntan si el controvertido general de división volaba sin permiso o incluso si participaba en la guerra de la mano del ejército privado Wagnerpropiedad de una empresario ruso. Existe la sospecha fundada a partir de vídeos de que este grupo paramilitar está actuando en el Donbás, al este de Ucrania, donde se desarrollan los combates entre rusos y ucranianos.

La BBC se pregunta si realmente Botashev estaba en condiciones de pilotar un avión después de haberse retirado diez años atrás. De hecho, los expertos consideran que con 63 años no se puede pilotar un caza de combate en óptimas condiciones. La hipótesis alimentada tras las declaraciones de un colega del general caído que estuvo con él es que Botashev sintió el deber de tomar las armas contra Ucrania una vez declarada la guerra.

Tomado de https://www.larazon.es/