Trudeau anunció un plan que congela la compra de armas de fuego en Canadá

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo el lunes que su Gobierno iba a presentar un proyecto de ley para una “congelación nacional” de la posesión de armas de fuego y evitar que la gente las compre y las venda armas en cualquier parte del país.

El proyecto de ley aún debe ser aprobado por el Parlamento, y los liberales gobernantes ocupan solo una minoría de escaños.

Presentamos una legislación para implementar un congelamiento nacional de la posesión de armas de fuego”, dijo Trudeau en una conferencia de prensa, junto con docenas de familiares y amigos de víctimas de la violencia armada.

“Lo que esto significa es que ya no será posible comprar, vender, transferir o importar armas de fuego en ningún lugar de Canadá”, dijo. “En otras palabras, estamos limitando el mercado de las armas de fuego”.

Días después de que el peor tiroteo masivo de Canadá dejara 23 muertos en la zona rural de Nueva Escocia en abril de 2020, el gobierno prohibió 1500 tipos de armas de fuego de grado militar o de asalto.

Pero Trudeau reconoció el lunes que la violencia armada sigue aumentando.

La agencia estadística del gobierno informó la semana pasada que los delitos violentos relacionados con armas de fuego representan menos del tres por ciento de todos los delitos violentos en Canadá.

Pero desde 2009, la tasa per cápita crímenes con armas casi se ha triplicado, mientras que la tasa de disparos con la intención de matar o herir se ha multiplicado por cinco.

Casi dos tercios de los delitos con armas de fuego en áreas urbanas involucraron armas de fuego.

La policía a menudo señala el contrabando desde Estados Unidos, que se está recuperando de los recientes tiroteos en una escuela en Texas y en un supermercado en el estado de Nueva York, como la principal fuente de armas de fuego.

El ministro de Seguridad Pública, Marco Mendicino, estimó que hay alrededor de un millón de pistolas en el país, un aumento significativo respecto a hace una década.

Trudeau comentó: “La gente debería tener la libertad de ir al supermercado, a la escuela o a su lugar de culto sin miedo. La gente debería tener la libertad de ir al parque o a una fiesta de cumpleaños sin preocuparse por lo que pueda pasar con una bala perdida”.

“La violencia armada es un problema complejo”, dijo. “Pero al final del día, las matemáticas son bastante simples: cuantas menos armas haya en nuestras comunidades, más seguros estarán todos”.

La ley propuesta también despojaría a cualquier persona involucrada en violencia doméstica o acoso de su licencia de armas de fuego, y quitaría las armas a aquellos que se consideren un riesgo para ellos mismos o para otros, así como también fortalecería la seguridad fronteriza y las sanciones penales por tráfico de armas.

También prohibiría los cargadores de armas largas capaces de contener más de cinco balas.

Tomado de Infobae