Descubren en el Reino Unido una joya con forma de pene de hace 2000 años

Un colgante de pene romano de plata, descrito como un “hallazgo nacional significativo”, ha sido desenterrado en una granja en Kent.

La detectora de metales Wendy Thompson descubrió el amuleto fálico, solo el segundo de plata de este tipo que se encuentra en el Reino Unido desde la época romana y con un diseño único.

Wendy, de 73 años, una agente inmobiliaria jubilada, dijo que “en realidad, solo fue una pequeña cosa. Estábamos como de costumbre, cubriendo un campo de arriba a abajo con un detector de metales. Le di la vuelta a esta pala de tierra y allí estaba, aproximadamente ocho pulgadas hacia abajo, supongo. Pensé que tenía unos 2.000 años y lo era”.

El pene plateado, de 3 centímetros de largo y un peso de solo 9,7 gramos, data de entre el 43 D.C. y el 410 D.C. y después de una investigación en County Hall en Maidstone el 26 de mayo, se clasificó como tesoro.

El forense Roger Hatch describió el artículo, detallando su “prepucio, eje y pubis”, antes de leer un breve informe del Museo Británico. El informe decía que era difícil precisar una fecha exacta para el colgante, pero la naturaleza fálica del mismo “apunta a la era romana”. El hallazgo se realizó en la víspera de Año Nuevo de 2020 en una granja en Higham, cerca de Gravesend y Strood.

De los 451 objetos fálicos de la Britania romana registrados, solo otro es de plata y es un colgante de doble cara de la casa de baños de Caerleon. Ese tiene testículos pero el actual no los tiene pero tiene vello púbico. El forense estuvo de acuerdo con el Museo Británico y lo declaró un tesoro. La imaginería fálica se expresaba comúnmente en el arte romano y el pene se consideraba un signo de poder y virilidad.

Los soldados a menudo usaban amuletos de puño y falo para tener suerte en la batalla y los padres equipaban a sus hijos con colgantes en forma de pene para protegerlos del mal de ojo.

Se han encontrado cientos de estos objetos en toda Gran Bretaña, pero generalmente están hechos de cobre.

Un informe sobre el objeto decía que “Es probable que este colgante represente un macrófalo flácido, en lugar de uno erecto, con la posibilidad de que, en lugar de representar la capacidad de atacar y vencer el mal de ojo, una falta de control y una se sugiere una sexualidad casi bárbara”.

Los contextos arqueológicos de ejemplos estratificados, junto con tallas de paredes fálicas, como en el muro de Adriano, sugieren una estrecha asociación con sitios militares. “Esto está respaldado por evidencia escrita con Plinio que atribuye el falo a la encarnación de Fascinus, el guardián de infantes y generales. La asociación del falo con los niños también es mencionada por Varro quien notó ‘cierto objeto indecente que se cuelga en el cuello de los niños para evitar que se les haga daño…”.

La evidencia arqueológica también apoya esta asociación entre los niños y los colgantes fálicos, con cinco colgantes de “puño y falo” recuperados de la inhumación de un solo niño en Catterick y un amuleto de falo con cuernos encontrado en un entierro infantil en Colchester. “Este objeto es el primer ejemplo de plata de su clase supuestamente descubierto y, por lo tanto, un importante hallazgo nacional”.

Wendy comenta que la ley requiere que los detectores de metales informen sus hallazgos dentro de los 14 días. “Eso es lo que todo detector de metales odia porque sabes que vas a perder de vista ese objeto durante años”.

Todavía está esperando que se valore el colgante y, una vez que se venda, el dinero se dividirá entre ella y el propietario, como es práctica común. Sin embargo, el dinero no es lo que impulsa su entusiasmo por desenterrar objetos antiguos. “No busco el dinero, pero es bueno ver que se vende por su valor. No encuentro cosas porque son valiosas, es por la historia y sabes que alguien alguna vez tuvo ese objeto. Es realmente mágico”.

Por Metro
Traducción libre de lapatilla.com