Su pareja la golpeaba, drogaba y explotaba sexualmente: Ella lo mató a balazos y lo descuartizó

El 30 de mayo de 2019 fue el punto de quiebre para Mafalda Secreto. Esa madrugada la mujer, una reconocida costurera que entonces tenía 62 años, decidió ponerle fin a una vida de sometimiento y asesinó a su esposo a balazos. Usó el mismo revólver con el que él la amenazaba y después lo descuartizó con una amoladora. A tres años, el próximo lunes 6 de junio empezará a ser juzgada en el Tribunal en lo Criminal Nº 1 de Pergamino.

“Mafalda no está nerviosa porque sabe que si no disparaba, era ella la que hoy estaba muerta”, sostuvo en diálogo con TN su abogada, Raquel Hermida Leyenda, tras lo cual remarcó que el crimen fue la reacción de una mujer desbordada que durante años fue “estafada, golpeada, drogada y prostituida” por su pareja, José Luis Arena.

La mujer fue denunciada por su propio hermano cuando le pidió ayuda para deshacerse del cuerpo y tras pasar un período detenida en la Unidad Penitenciaria Nº 47 de San Isidro, fue beneficiada con la prisión domiciliaria a la espera del inicio del juicio en el que enfrentará cargos por el delito de Homicidio Agravado por el Vínculo.

Hermida Leyenda, la abogada especialista en casos de violencia de género que lleva adelante su defensa, señaló que se comunica con su clienta a diario vía skype, preparándola para la instancia que viene tanto desde el “punto de vista jurídico como anímico”. “Ella está luchando para poder explicar lo que le pasaba”, afirmó.

Entre las pruebas que presentarán ante el Tribunal, la letrada manifestó que cuentan con un mensaje que la acusada le envió a Arena unos días antes del hecho en el que repetía, más como una súplica en contrario que como advertencia: “Vas a matarme, vas a matarme”.

Por otra parte, Hermida Leyenda subrayó que el hombre asesinado por su defendida tenía antecedentes penales, se dedicaba a la Trata de Personas y era adicto a las drogas. En cambio Mafalda, que desconocía todo esto cuando empezó su relación con él, era una mujer trabajadora que tenía un taller de costura y muchas empleadas a su cargo cuando ocurrieron los hechos. “Es una mujer muy sólida, que nunca pensó atravesar esto”, concluyó su abogada.

En caso de ser encontrada culpable por el delito por el que se encuentra acusada, Mafalda Secreto podría recibir una pena de entre 10 y 25 años de cárcel.

Tomado de https://tn.com.ar/