El régimen de Corea del Norte lanzó ocho misiles balístico hacia el mar de Japón

Corea del Norte lanzó este domingo ocho misiles balísticos de corto alcance hacia el mar de Japón (llamado mar del Este en Corea), extendiendo una racha provocativa en las demostraciones de armas este año que, según funcionarios de Estados Unidos y Corea del Sur, podría culminar con la explosión de una prueba nuclear.

El ejército surcoreano señaló que los disparos se produjeron entre las 9:08 y las 9:43 hora local (0:08 y 0:43 GMT) desde el área de Sunan, en la capital, Pyongyang, según el texto.

“Mientras nuestro ejército fortalece la vigilancia ante posibles nuevos lanzamientos, mantiene una postura de total preparación mientras coopera estrechamente con Estados Unidos”, dijo el JCS.

El lanzamiento se produjo un día después de que el portaaviones estadounidense Ronald Reagan concluyera un simulacro naval de tres días con Corea del Sur en el Mar de Filipinas, aparentemente su primer simulacro que involucra a un portaaviones desde noviembre de 2017, mientras los países se mueven para mejorar sus ejercicios de defensa frente a las crecientes amenazas de Corea del Norte.

El lanzamiento fue la decimoctava ronda de pruebas de misiles de Corea del Norte solo en 2022 -una racha que ha incluido las primeras demostraciones de misiles balísticos intercontinentales del país en casi cinco años- mientras sigue aprovechando un entorno favorable para impulsar el desarrollo de armas con el Consejo de Seguridad de la ONU dividido por la guerra de Rusia contra Ucrania.

Los expertos afirman que las maniobras del dictador norcoreano Kim Jong Un tienen como objetivo forzar a Estados Unidos a aceptar la idea de que el Norte sea una potencia nuclear y negociar concesiones económicas y de seguridad desde una posición de fuerza.

Funcionarios surcoreanos y estadounidenses afirman que hay indicios de que Corea del Norte también está avanzando en los preparativos de su campo de pruebas nucleares en la ciudad nororiental de Punggye-ri. El próximo ensayo nuclear del Norte sería el séptimo desde 2006 y el primero desde septiembre de 2017, cuando afirmó haber detonado una bomba termonuclear para que cupiera en sus misiles balísticos intercontinentales.

El último viernes, el enviado especial del presidente estadounidense Joe Biden para Corea del Norte, Sung Kim, dijo que Washington se está “preparando para todas las contingencias” en estrecha coordinación con sus aliados asiáticos, al participar en una reunión trilateral en Seúl con sus homólogos surcoreanos y japoneses sobre el enfrentamiento nuclear con Corea del Norte.

“Estamos preparados para hacer ajustes a corto y largo plazo en nuestra postura militar según corresponda y respondiendo a cualquier provocación de la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial de Corea del Norte)”, explicó en rueda de prensa Kim tras reunirse en Seúl con sus homólogos surcoreano y japonés, Kim Gunn y Takehiro Funakoshi.

Kim insistió, en declaraciones que recoge la agencia Yonhap, en que el Pentágono llevará a cabo las acciones necesarias para responder a Pyonyang de cara a “fortalecer tanto la defensa como la disuasión para proteger a nuestros aliados en la región”.

Las negociaciones nucleares entre Washington y Pyongyang están estancadas desde 2019 por desacuerdos en el intercambio de la liberación de las paralizantes sanciones lideradas por Estados Unidos contra Corea del Norte y los pasos de desarme del Norte.

(Con información de EFE)