EEUU: condenaron a muerte a un hombre que asesinó a su hija después de torturarla psicológica y sexualmente durante 22 horas

Un hombre de Carolina del Norte fue sentenciado a la pena de muerte por asesinar a su hija adolescente en 2019, informó la fiscalía local.

La Oficina del Fiscal del Condado Union informó el últimos viernes en un comunicado de prensa que un jurado dictó la sentencia después de cerca de tres horas de deliberaciones, tras el juicio que duró tres semanas de Joshua Lee Burgess, de 35 años.

Burgess mató a su hija de 15 años, Zaria, después de “torturarla psicológica y sexualmente durante 22 horas”, de acuerdo con el comunicado de prensa.

Fue realmente un asesinato especialmente abyecto, atroz y cruel de una niña inocente. Este caso fue emocionalmente agotador para todos los implicados. Seguimos llorando y rezando por la madre de Zaria”, señala el comunicado.

Además de un cargo de homicidio doloso, Burgess fue condenado por un cargo de estupro, tres cargos de delito sexual y un cargo de explotación sexual de una menor en primer grado.

“No hay una respuesta lógica para explicar por qué este hombre hizo lo que se le acusa de hacer”, agregaron las autoridades.

Por estos delitos recibió un mínimo adicional de casi 76 años de prisión, según el comunicado de prensa.

Las autoridades detallaron que Burgess fue arrestado cuando ingresó a la estación de policía y confesó el asesinato. Aún después del proceso, no se hallaron explicaciones para el accionar del homicida.

Zaria era una estudiante de segundo año en la Escuela Secundaria Monroe y era miembro de la banda de música y del equipo de baile en el momento de su muerte, informó WCNC.

Previamente, el canal de televisión WSOC reportó que los abogados defensores de Burgess pidieron que se borrara su confesión del acta. Se desconoce quién representó a Burgess en el juicio o si buscará una apelación.

El protocolo de ejecución vigente en Carolina del Norte dispone el uso de una única dosis de pentobarbital, un fármaco que suele emplearse para tratar el insomnio y la ansiedad.

(Con información de AP)