Sicario implicado en el asesinato del fiscal Marcelo Pecci amenazó de muerte al juez y a los investigadores del CTI

El pasado jueves 2 de junio se confirmó la captura de cinco presuntos implicadosen el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, crimen perpetrado el 11 de mayo en la isla de BarúCartagena. Las detenciones se produjeron tras un operativo conjunto entre las autoridades de ColombiaParaguay Estados Unidos en Medellín, capital del departamento de Antioquia.

En primer lugar, el juez 12 de control de garantías de Cartagena verificó la legalidad del registro y allanamiento del domicilio donde fueron hallados los presuntos responsables y, seguido de esto, en la noche del viernes 3 de junio, procedió a realizar la audiencia de legalización de captura. Allí se revelaron detalles de cómo se planeó y ejecutó el homicidio del funcionario.

Sin embargo, el togado alertó que, durante dicho proceso, uno de los sicarios amenazó de muerte a los miembros del CTI de la Fiscalía General de la Nación y a los jueces que adelantan el caso.

Seguidamente, el togado hizo un llamado a la Policía para que “se tomen las medidas pertinentes con el objetivo de garantizar la seguridad de los funcionarios que realizan esta actuación”.

Ya en la madrugada del sábado se hizo efectiva la legalización de captura de los presuntos implicados. El próximo lunes 6 de junio se reanudará la audiencia en la cual se busca imputarles los delitos de homicidio agravado en concurso heterogéneo, y tráfico, fabricación y porte de armas. Por el momento estos individuos permanecerán en un búnker de la Fiscalía en Cartagena.

Los capturados fueron identificados como Wendel Scott Carrillo, quien fue el que disparó en tres oportunidades contra el fiscal Pecci cuando compartía junto a su pareja en la playa. Jeiverson Zabaleta, que obró como logístico, transportando a los asesinos en la moto acuática. Luis Correa Galeano, articulador y financiero para llevar a cabo el crimen. Y Marisol Londoño Bedoya y Camilo Monsalve Londoño (madre e hijo), los cuales llevaron a cabo las labores de seguimiento y ubicación de la víctima mientras se hospedaba en el hotel Decameron.

Los implicados, según la investigación preliminar adelantada por la Fiscalía, habrían recibido la orden del crimen desde Paraguay. Seguido de esto se reunieron en Envigado y Medellín, desde finales de abril, para idear la planeación de este caso de sicariato.

Cabe recordar que, luego de que el presidente de Colombia, Iván Duque, anunciara la detención de los cinco presuntos responsables, su homólogo de Paraguay, Mario Abdo Benítez, agradeció los operativos para lograr el esclarecimiento del caso.

Tomado de Infobae