Corea del Sur prometió una respuesta firme a cualquier provocación por parte del régimen de Kim Jong-un

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, aseguró este lunes que responderá con “firmeza” a cualquier provocación norcoreana, después de que Seúl y Estados Unidos dispararan este lunes ocho misiles balísticos hacia el mar de Japón, como respuesta a los lanzamientos que hizo en la víspera el país vecino.

“Nuestro gobierno responderá con firmeza y severidad a cualquier provocación norcoreana”, dijo Yoon Suk-yeol, durante un acto conmemorativo por el “Memorial Day” (“Día de los Caídos”), en el Cementerio Nacional de Seúl, y añadió que el país se asegurará de que “no haya ni una sola fisura” en la protección de su pueblo.

Seúl, bajo el gobierno del presidente conservador Yoon Suk-yeol desde el pasado 10 de mayo, aboga por endurecer la postura frente a su vecino tras una etapa más conciliadora con su predecesor, y ha dicho que responderán consecuentemente a las acciones norcoreanas de este tipo.

“Incluso en este momento, las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte son cada vez más sofisticadas”, dijo el presidente surcoreano, quien apuntó que los programas de Pyonyang “amenazan no solo la paz en la península de Corea, sino también al noreste de Asia y al mundo”.

Las declaraciones se producen horas después de que fuerzas militares estadounidenses y surcoreanas lanzaran ocho misiles tierra-tierra del Sistema de Misiles Tácticos del Ejercito (ATACMS) en un lapso de 10 minutos durante la madrugada de hoy, según informaciones del Estado Mayor Conjunto (JCS).

Esta acción coordinada de Seúl y Washinton es una respuesta al lanzamiento por parte de Pyonyang este domingo de un número idéntico de misiles balísticos de corto alcance desde varias localizaciones de su territorio, en una aparente muestra de músculo tras unas maniobras navales de los aliados cerca de la península coreana.

Los lanzamientos de misiles norcoreanos se producen en un momento de especial tensión entre Corea del Norte, sus países vecinos y también con EE.UU., cuyas negociaciones sobre desnuclearización con el régimen llevan estancadas desde 2019.

Los Gobiernos surcoreano y estadounidense llevan además semanas señalando a una inminente prueba nuclear de Pionyang, que ya habría completado los preparativos para ello.

(Con información de EFE)