Alfredo Hinojosa ganó millones vendiendo drogas en los baños de sus clubes nocturnos; recibe sentencia de 16 años en prisión

En los baños de sus clubes nocturnos se vendía cocaína y Alfredo Hinojosa no solamente lo sabía, sino que él y varios de sus cómplices eran los que se encargaban de administrar la operación ilegal, según una investigación federal.  

Ganaron millones de dólares durante el tiempo que lograron operar un imperio de clubes reconocidos en el área de Dallas y Fort Worth. Cientos de personas visitaban los clubes OK Corral y Far West, y algunas compraban drogas que se vendían abiertamente en los baños de los establecimientos nombrados.  

Hinojosa no solamente permitía la venta, sini que él condicionaba a los guardias de seguridad para que permitieran la actividad y se encargaba de proveer el producto.  

El magnate de los clubes nocturnos fue sentenciado a 16 años en una prisión federal por operar un imperio de clubes en los que se vendían drogas por sus órdenes, anunció el fiscal federal interino del distrito norte de Texas, Chad E. Meacham. 

En noviembre de 2021, un jurado federal encontró culpables al propietario de OK Corral/Far West, Alfredo Hinojosa, al gerente general Miguel Casas, y al destacado promotor Martín Salvador Rodríguez, de cargos de administrar negocios donde se vendían drogas, conspiración para administrar locales de drogas y conspiración para poseer cocaína con la intención de distribuirla. 

En la sentencia, el juez Lindsay llamó a Hinojosa el “jefe de la manada” en el plan de venta de drogas. 

Hinojosa fue sentenciado el viernes por el juez federal de distrito Sam A. Lindsay, quien también le impuso una multa de $120,000 y a Humberto Baltazar Novoa, quien fue condenado a 296 días de prisión, pero ya había cumplido el tiempo tras las rejas. 

Según las pruebas presentadas en el juicio, Hinojosa, Casas y Rodríguez dirigieron un conglomerado de empresas que generaron ingresos de más de $107 millones durante un período de cuatro años. 

Los acusados permitieron que se vendiera cocaína en los baños de sus clubes nocturnos todos los días que operaban, porque tales ventas de drogas atraían a los clientes y les brindaban una ventaja competitiva sobre las discotecas rivales. Estas ventas de drogas aumentaron los ingresos en los clubes entre $ 9 millones y $ 12 millones. 

El caso en general incluyó a más de 30 acusados, los cuales fueron condenados, incluidos los exoficiales de policía de Dallas, Eddie Villarreal y Craig Woods. 

En el juicio, los fiscales presentaron evidencia de 17 compras controladas de drogas que ocurrieron en los clubes nocturnos OK Corral Dallas, OK Corral Fort Worth y Far West entre 2013 y 2016. Media docena de informantes, todos bajo la supervisión de agentes del FBI, compraron bolsa tras bolsa de cocaína de los traficantes que operan en los baños de los clubes. 

Múltiples guardias de seguridad que trabajaban dentro de los clubes testificaron en el juicio que Hinojosa, Casas y Rodríguez sabían que estaba lo que ocurriendo y ordenaron abiertamente al personal de seguridad que lo permitiera. Los narcotraficantes, previamente imputados y condenados en el caso, también testificaron que se les permitió operar libremente. 

Tomado de https://laopinion.com/