Caso Nassar: con Simone Biles a la cabeza, gimnastas estadounidenses demandan por 1.000 millones de dólares al FBI

Larry Nassar, coordinador médico del equipo femenino de gimnasia artística de Estados Unidos durante 20 años, fue condenado en enero de 2018 a pasar entre 40 y 175 años tras las rejas, luego de que se comprobara que abusó sexualmente a más de 300 atletas y que tuviera en su poder más de 35.000 archivos de pornografía infantil.

Rosemarie Aquilina, jueza del Tribunal de Michigan, fue quien dictó la sentencia y no tuvo piedad para hablarle cara a cara al acusado en plena corte: “Es mi honor y privilegio sentenciarlo porque no merece caminar jamás fuera de una prisión. No hizo nada por controlar lo que usted sentía”.

 “Acabo de firmar tu sentencia de muerte”, agregó, fulminante.

De todos modos, aún cuando se consiguió condena, alrededor de 90 gimnastas estadounidenses, encolumnadas detrás de la figura de la cuádruple campeona olímpica Simone Bilesdemandaron al FBI 1.000 millones de dólares por no haber intervenido adecuadamente cuando se sucedieron las primeras acusaciones.

Lo que reclaman las atletas es que los agentes del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos no supieron responder debidamente ante las denuncias en contra del médico y, partir de allí, éste pudo seguir abusando a las jóvenes durante más de un año. Tampoco se descarta que estuvieran al tanto de esta aberrante situación.

En 2015, la Federación de Gimnasia Artística de Estados Unidos notificó a agentes de la oficina local del FBI que tres deportistas habían sido víctimas de abusos, pero la agencia no abrió una investigación formal y tampoco informó a las autoridades federales o estatales.

«Llegó el momento de que el FBI asuma responsabilidad», dijo Maggie Nichols, representante de la Universidad de Oklahoma y campeona nacional entre 2017 y 2019. En esta misma línea, Samantha Roy, ex gimnasta de la Universidad de Michigan, fue contundente: «Si el FBI hubiera cumplido con su trabajo, se le hubiera puesto alto a Nassar antes que pudiera abusar a cientos de chicas, incluyéndome».

Según Manly, Stewart & Finaldi, firma de abogados de California, entre las casi 90 demandantes se encuentran Aly Raisman y McKayla Maroney, compañeras en el título olímpico de Estados Unidos en la modalidad de «concurso completo por equipo femenino» en los Juegos de Londres 2012.

Recién en 2016 agentes en Los Ángeles abrieron una investigación contra Nassar e indagaron a varias víctimas, pero tampoco alertaron a las autoridades. Aquel año fue arrestado dentro de una investigación de la Universidad Estatal de Michigan.

Y, en declaraciones al Congreso el año pasado, Christopher Wray, director del FBI desde 2017, reconoció que hubieron graves errores en el accionar de los funcionarios que lo precedieron y se mostró apenado por el hecho de que «pudieron haber frenado a este monstruo en 2015 y no supieron hacerlo. Y eso es inexcusable»

De acá en adelante, la agencia federal tiene un plazo de seis meses para responder a los agravios presentados el miércoles y, dependiendo de la respuesta, se podrían interponer litigios legales.

Tomado de https://www.clarin.com/