La justicia del Reino Unido acusó a Harvey Weinstein de dos nuevos cargos por abuso sexual

Harvey Weinstein enfrentará dos cargos de abuso sexual en Gran Bretaña por agresiones contra una mujer supuestamente cometidas en Londres en 1996, luego de que fiscales británicos dijeran el miércoles que autorizaron a la policía acusar al ex productor de cine.

El Servicio de Fiscalía de la Corona dijo en un comunicado que los “cargos habían sido autorizados” contra Weinstein, de 70 años, tras una revisión de evidencia recabada por la Policía Metropolitana de Londres en su investigación.

La policía dijo que los supuestos abusos contra la mujer, quien ahora tiene unos 50 años, ocurrieron en julio y agosto de 1996.

Después de que surgieron acusaciones contra Weinstein en 2017, la policía británica dijo que estaba investigando múltiples denuncias de abuso sexual contra Weinstein por incidentes que presuntamente ocurrieron entre la década de 1980 y 2015.

Mientras las acusaciones contra Weintein se sucedían en Estados Unidos, la policía británica había comenzado a investigar una serie de denuncias de agresión sexual contra él en Londres.

A diferencia de muchos otros países, Gran Bretaña no tiene un estatuto de limitaciones para violación o abuso sexual.

Tras “un análisis de las pruebas recogidas en su investigación”, la fiscalía de la Corona, encargada de los casos penales en Inglaterra y Gales, autorizó el miércoles a Scotland Yard a presentar cargos contra el estadounidense, explicó la jefa de la división de delitos especiales, Rosemary Ainslie.

Desde que estalló su caso en 2017 en Estados Unidos, se sucedieron los relatos de casi 90 mujeres, entre ellas las actrices estadounidenses Uma Thurman, Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow y la mexicana Salma Hayek, acusando a Weinstein de acoso, agresión o violación.

El poderoso productor de películas como “Pulp Fiction” (1994), “Shakeaspeare enamorado” (1998) y “Kill Bill” (2003) siempre ha defendido que todos sus encuentros sexuales fueron consentidos.

El alud de acusaciones contra Weinstein y su caída desencadenaron el movimiento de denuncia #MeToo que se propagó de Estados Unidos a todo el mundo liberando la palabra de las mujeres y lanzando la lucha contra las agresiones y los delitos sexuales.

Sentenciado a 23 años

En febrero de 2020, Weinstein fue condenado en Estados Unidos por una violación en 2013 y una agresión sexual en 2006 y sentenciado a 23 años de cárcel, en un veredicto histórico para el #MeToo.

La semana pasada, perdió en su intento de que un tribunal de apelación de Nueva York anulara la condena.

Ahora está encarcelado en California por otros cargos de agresión sexual a cinco mujeres entre 2004 y 2013. De ser declarado culpable, puede ser condenado a hasta 140 años más de reclusión, por lo que parece improbable que sea extraditado al Reino Unido para ser juzgado.

Harvey Weinstein fundó junto a su hermano Bob a finales de los años 1970 el estudio Miramax, que fue vendido a Disney en 1993, y luego The Weinstein Company. Era una de las figuras más poderosas en Hollywood.

A lo largo de los años, las películas producidas por el magnate de Hollywood recibieron más de 300 nominaciones a los Oscar y 81 estatuillas.

Su imputación en Londres tiene lugar después de que a finales de mayo, la fiscalía británica también acusara al actor estadounidense Kevin Spacey, de 62 años.

Se le imputan cuatro cargos de agresión sexual a tres hombres, entre 2004 y 2015, a raíz de una investigación iniciada después de que fuera causado de hechos similares en Estados Unidos que posteriormente fueron retirados.

Una ola de acusaciones contra Spacey, galardonado con dos Oscar por “Belleza Americana” (1999) y “Sospechosos de siempre” (1995) y protagonista de la exitosa serie “House of Cards”, destrozó su exitosa carrera a partir de 2017 coincidiendo con el surgimiento del movimiento #MeToo.

De acuerdo con la revista especializada en cine Variety, las autoridades británicas tenían previsto solicitar la extradición de Spacey. Pero este anunció la semana pasada que comparecerá voluntariamente ante la justicia londinense.

Tomado de Infobae