Por decreto, Putin ordenó que Rusia deje de cumplir los fallos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Vladimir Putin firmó este sábado el decreto por el que Rusia dejará formalmente de reconocer la jurisdicción del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). En concreto, cualquier sentencia emitida después del 15 de marzo no será ejecutado en el ámbito ruso, según recoge la agencia de noticias rusa TASS.

Como consecuencia, el TEDH no tendrá ya competencia para revisar los fallos de los tribunales rusos tal como ha notificado Rusia al Consejo de Europa acogiéndose al Artículo 7 de su Estatuto que prevé la retirada de cualquier país miembro tras una comunicación formal.

Además, el decreto indica que las indemnizaciones pendientes solo se pagarán en rublos y únicamente en cuentas en bancos rusos. La Fiscalía General rusa podrá abonar las compensaciones hasta el 1 de enero de 2023.

Al abandonarlo, Rusia salió también de la Convención Europea de los Derechos Humanos, aunque tendrá que respetarla hasta el 16 de septiembre, cuando dejará de ser “Alta Parte Contratante”.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene su sede en la ciudad francesa de Estrasburgo y depende formalmente del Consejo de Europa. Tiene por finalidad velar por el respeto a los Derechos Humanos en los 47 países que han reconocido su jurisdicción.

El TEDH suspendió provisionalmente a Rusia el 25 de febrero, al día siguiente del inicio de la invasión de Ucrania, y Moscú declaró su retirada formal el 15 de marzo, por lo que ha sido excluida también del Consejo de Europa.

“El Tribunal Europeo de Derechos Humanos se ha convertido en una herramienta contra nuestro país en manos de los políticos occidentales”, afirmó Viacheslav Volodin, presidente de la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso, en un comunicado días atrás cuando se debatió el tema. “Algunas de sus decisiones entran en contradicción directa con la Constitución rusa, con nuestros valores y tradiciones”, según Volodin.

Creado en 1958 por el Consejo de Europa (que no debe confundirse con el Consejo Europeo, una institución de la UE), el Tribunal con sede en Estrasburgo, fue el último recurso de muchos ciudadanos rusos frente a sentencias que consideraban injustas, en las que se vulneraban sus derechos humanos.

Ataques masivos

Funcionarios ucranianos y británicos advirtieron el sábado que las fuerzas rusas están recurriendo a armas que podrían causar bajas masivas mientras intentan avanzar en la toma del este de Ucrania y los intensos combates agotan los recursos de ambos bandos.

Los bombarderos rusos podrían estar arrojando pesados misiles antibuques de la década de 1960 en Ucrania, apuntó el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña en su parte diario sobre la guerra. Los misiles Kh-22, de 5,5 toneladas, fueron diseñados para destruir portaaviones empleando cabezas nucleares. Cuando se emplean en operaciones terrestres con ojivas convencionales “son altamente imprecisos y pueden causar graves daños colaterales y víctimas”, señaló el reporte.

Ambas partes han gastado grandes cantidades de armamento en la cruenta guerra de desgaste por la parte oriental del país, conocida como Donbás, donde hay minas de carbón y fábricas, lo que genera una enorme presión sobre sus recursos y arsenales.

Es probable que Rusia esté empleando este tipo de armamento porque se esta quedando sin proyectiles modernos más precisos, señaló el ministerio británico, que no detalló dónde se cree que se habrían desplegado.

El subdirector de la inteligencia militar ucraniana, Vadym Skibitsky, dijo en declaraciones al diario The Guardian que Ucrania utilizaba entre 5.000 y 6.000 proyectiles de artillería al día, y ahora depende de lo que le entregue Occidente.

Por otra parte, el gobernador de la provincia oriental de Luhansk, Serhii Haidai, acusó a Moscú de usar armas incendiarias en la aldea de Vrubivka, situada al suroeste de las ciudades de Sievierodonetsk y Lysychansk, que están en el centro de la ofensiva rusa.

Aunque el uso de lanzallamas en el campo de batalla es legal, Haidai afirmó que los supuestos ataques causaron daños generalizados en instalaciones civiles.

“Se está precisando el número de víctimas en Vrubivka, en el distrito de Popasnyanska. Por la noche, el enemigo utilizó un sistema de cohetes lanzallamas – muchas casas se quemaron”, escribió el mandatario en Telegram el sábado.

Haidai, cuyas acusaciones no pudieron ser verificadas de inmediato, dijo que las tropas de Moscú continuaban su asalto sobre Sievierodonetsk y estaban destruyendo instalaciones industriales críticas, incluyendo depósitos ferroviarios, una fábrica de ladrillos y otra de vidrio en la vecina Lysychansk.

“(Los rusos están) destruyendo fábricas de fama mundial. Miles de residentes de Sievierodonetsk sueñan con regresar y cruzar el primer puesto de control en Azot (una planta química), pero el enemigo está destruyendo tanto la ciudad como la industria química”, afirmó.

Tomado de Infobae