Tenía ganas y lo hizo: Niño dejó enorme “regalito” en un inodoro de exhibición de una tienda

Afortunadamente, sacaron lo mejor de una situación olorosa. Un niño del Reino Unido de 4 años causó un gran revuelo en las redes sociales después de hacer caca de manera graciosa en el inodoro de una tienda de electrodomésticos, dejando a sus pobres padres avergonzados de limpiar el desorden. Una publicación de Facebook que detalla el incidente fecal actualmente cuenta con más de 26,000 likes y 16,000 comentarios.

“No puedo creer lo que sucedió”, escribió la madre del niño travieso, Caroline Akhtar, sobre el incidente que ocurrió el sábado por la mañana en la tienda de artículos para el hogar B&Q en Glastonbury. Según los informes, la mortificada madre estaba comprando un tendedero con su pareja, Aaron, junto con su hijo de 4 años, Jacob, y sus hijas Frankie, de 3, y Eliza, de 1.

Sin embargo, la calamidad golpeó cuando los padres se dieron la espalda y el pequeño Jacob se sentó en uno de los baños de exhibición de la tienda para atender la llamada de la naturaleza. Al notar que se desarrollaba la situación maloliente, Carolina corrió para decirle al defecador indiscriminado que “bajara” para evitar el desastre, según la publicación de Facebook.

Sin embargo, ya era muy tarde para ese momento, ya que Jacob había soltado una “caca muy grande” en el trono de la tienda.

Posteriormente, Caroline fue al automóvil a buscar toallitas húmedas y “regresó a él todavía sentado allí porque ‘necesitaba terminar’ y su esposo no sabía qué más hacer”.

“Todavía estaba en el baño, así que procedí a ayudar a limpiarle el trasero y explicarle que los baños en las tiendas no son baños reales”, dijo la madre humillada a NeedToKnow.com. Después de que el pequeño Jacob hizo sus necesidades, el padre Aaron se vio obligado a pescar su caca del inodoro.

Las fotos adjuntas muestran al pequeño Jacob en el inodoro de exhibición con los pantalones alrededor de los tobillos, así como a Aaron sacando los excrementos del orinal con una bolsa de plástico alrededor de la mano como el dueño de un perro.

Afortunadamente, el personal de la tienda no hizo un escándalo al respecto. “El joven dependiente de la tienda no podía dejar de reír, pero también ignoró por completo la situación, no culpen al muchacho”, escribió Caroline en Facebook.

Y aunque al principio estaban horrorizados, los padres han llegado a ver el lado divertido de la situación de escándalo.

“Al principio estábamos mortificados, pero luego lo encontramos cada vez más divertido”, dijo Caroline a NeedToKnow.com. “Regresé rápidamente al estacionamiento para comprar toallitas húmedas y bolsas de pañales y no pude dejar de reírme”.

Ella agregó: “Dijo que su hermana, Frankie ya podía usarlo. Eliza estaba ajena a todo y feliz simplemente jugando en los baños”.

Tomado de NY Post