La Justicia secuestró y ordenó peritar los celulares de los tripulantes iraníes del avión venezolano

Durante el allanamiento realizado este martes en el hotel de Plaza Canning Design, la justicia federal secuestró los celulares de los iraníes que integran la tripulación del Boeing 747 de la aerolínea venezolana Emtrasur Cargo. Hora después se ordenó una pericia sobre los dispositivos electrónicos, que realizará la división de cibercrimen de la Policía de la Ciudad. La fiscal Cecilia Incardona pidió una varias medidas para determinar si algunos de los ciudadanos iraníes guarda alguna vinculación con organizaciones terroristas.

La causa penal para dilucidar las sospechas alrededor del avión venezolano-iraní se abrió el lunes por la tarde, con un pedido de la representante del Ministerio Público Fiscal para que se decrete el secreto de sumario. En esas condiciones se encuentra a la fecha el expediente.

Cuando impulsó la acción penal, la fiscal Incardona le sugirió una serie de medida al juez Federico Villena, que apuntan, esencialmente, a esclarecer los motivos por los cuales el avión matrícula YV3531 y que hasta enero pertenecía a la aerolínea iraní Mahan Air, aterrizó en suelo argentino.

La investigación penal se abrió en base a la denuncia presentada por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). En el texto plantearon la posible conexión del piloto de la aeronave con un organización considerada terrorista.

El avión que lleva una semana en el aeropuerto de Ezeiza perteneció a Mahan Air SA, empresa sancionada por el gobierno de los Estados Unidos por supuestos vínculos con operaciones de lavado de dinero y al financiamiento de organizaciones terroristas. En ese punto se estableció la conexión con la fuerza iraní de elite Al Quds.

Los abogados de la DAIA sostuvieron que alguno de los integrantes de la tripulación iraní «tendrían vínculos con las fuerzas Al Quds, perteneciente a la Guardia Revolucionaria Islámica, declarada como grupo terrorista por los Estados Unidos».

Se puso particular atención sobre Gholamreza Ghasemi, piloto de la aeronave, «dado que coincide con el nombre de miembro del Guardia Revolucionaria Islámica de Irán y administrador de Fars Air Qeshm, aerolínea iraní que usa 747 para traficar armas a grupos terroristas», se señaló.

Es uno de los puntos que busca establecer la justicia federal de Lomas de Zamora, si efectivamente hay vínculos con dicha organización terrorista.

En el marco de la investigación es que se secuestraron los celulares de los tripulantes iraníes este martes por la mañana, y que el juez Villena ordenó peritar.

El trabajo sobre los celulares secuestrados y que pertenecen a los ciudadanos iraníes, identificados como Mohammad Khosraviaragh, Gholamreza Ghasemi, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi, estará a cargo del área de Cibercrimen de la Policía de la Ciudad.

La medida se ordenó junto con la prohibición de salida del país no sólo de los cinco iraníes, sino también de los catorce venezolanos que conforman la tripulación del Boeing 747 propiedad de Emtrasur, filial de CONVIASA (Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos).

La justicia federal de Lomas de Zamora secuestró los pasaportes de todos los tripulantes, como también toda la documentación personal y la vinculada a la aeronave. Se busca determinar las razones por las cuales el avión terminó aterrizando en Ezeiza, si guarda alguna relación con los destinos anteriores y si existe alguna vinculación con organizaciones terroristas.

Con el análisis de los celulares y dispositivos electrónicos, como también el entrecruzamiento de datos en base a la documentación secuestrada, se busca ordenar el rompecabezas de sospechas.

Tomado de https://www.clarin.com/