Niños en México jugaban a ser sicarios, pero uno disparó un arma y mató a su amigo

Dos menores jugaban en el estado de Michoacán, en el pacífico mexicano, cuando uno de ellos tomó un arma que estaba en casa y disparó a su amigo  cerca del tórax, ocasionándole una herida grave que provocó su muerte.

Los reportes señalan que los niños jugaban en la habitación de uno de ellos a ser parte del crimen organizado, cuando uno de ellos disparó con una escopeta genuina.

Todo indica que el menor de 11 años de edad cayó muerto a un costado de la cama tras recibir un balazo en el pecho. Las autoridades ya investigan si una escopeta que se encontraba en la habitación de al lado es el arma homicida y a quién pertenecía.

Hasta el momento se desconoce el contexto del accidente, sin embargo, la posesión de armas en los domicilios es un tema que poco a poco se ha convertido en un factor importante en diversas situaciones similares.

Impacto del crimen organizado en los niños

Pese a que este hecho se trató de un accidente, la vinculación de niños con el crimen organizado no es nueva en México.

La directora ejecutiva de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), Tania Ramírez Hernández, afirmó que la violencia en México contra los niños y adolescentes ha ido en aumento en los últimos años.

Delineó que el reclutamiento constituye una de las formas más graves de la violencia contra los menores de edad, además de ser una afectación directa a todos sus derechos e ir en contra del interés superior de la niñez.

En tanto, de acuerdo con la organización Reinserta, en México, más de 30 mil niños, niñas y adolescentes han sido cooptados por el crimen organizado y se estima, reciben un pago de hasta 35 mil pesos mensuales.

Así,  la narcocultura, el consumo de drogas, la violencia intrafamiliar y el abandono, han sido los principales factores que han provocado que menores de edad sean integrados a las filas de la delincuencia organizada.

Tomado de https://laopinion.com/