¡Atracción fatal! Rastreó a su novio con un aparato electrónico, lo encontró con otra y lo atropelló hasta matarlo

Cuando los policías llegaron a la escena, encontraron a Andre Smith, de 26 años, tirado debajo de un Chevrolet Impala. Minutos antes se habían denunciado una serie de disturbios frente al bar Tilly’s Pub & Grill. Allí, Gaylyn Morris, la novia de Smith, lo había encontrado con otra mujer. Gritos, violencia y un supuesto accidente de tránsito tiñeron de sangre la noche de Indianapolis (Estados Unidos).

Eran las 0.30 del viernes 3 de junio y los médicos declararon que el joven había muerto en la escena. La reconstrucción de los hechos a cargo de la policía ubicó a Gaylyn en la puerta de aquel bar algunas horas antes. Según testigos, la mujer contó que había seguido a Smith con un dispositivo de rastreo, un Apple AirTag, que había colocado en el asiento trasero de su auto.

Pero como no lo encontraba, preguntó a los clientes del bar si habían visto a un hombre con rastas porque sospechaba que la estaba engañando. Los testigos le dijeron a la policía que al poco tiempo lo encontró, y de inmediato se desató una acalorada discusión con él y la tercera en discordia.

Gaylyn amenazó con golpearlos, luego agarró una botella de cerveza vacía por el cuello y trató de pegarle a la mujer, Smith se interpuso y llegó a contenerla. En medio del escándalo, Smith y Morris fueron echados del bar, mientras que la mujer nombrada con las iniciales «T.N.» se quedó adentro esperando un pedido de comida. Gaylyn se dirigió de inmediato a su auto.

Discusión, locura y asesinato

El Washington Post reflejó que un testigo le dijo a la policía que al ver a Morris conduciendo su auto hacia Smith, se paró frente al automóvil para ayudarlo a escapar. Sin embargo, Morris lo esquivó a toda velocidad y logró chocar contra Smith.

La llanta del lado del conductor pasó sobre la cabeza de Smith. Las piernas de Smith quedaron atrapadas debajo de la llanta del lado del pasajero, agregaron varios testigos. Una enfermera le dijo a la policía que corrió hacia el auto y encontró a Smith inconsciente.

«Tenía los ojos abiertos y respiraba por la boca. Su cabeza estaba encajada detrás de la rueda delantera del lado del conductor y su rostro miraba hacia afuera”, relató la enfermera. 

De acuerdo al Indianapolis Star, cuando Smith cayó al suelo, ella retrocedió y aceleró nuevamente para volver a atropellarlo, en total esto se repitió tres veces, según los registros judiciales. Luego, Morris trató de ir tras la otra chica pero la policía la detuvo antes de que la pudiera alcanzar.

Las autoridades determinaron que Smith murió de asfixia traumática y que su muerte fue un homicidio. Algunos de los miembros de la familia de Smith, que vieron su cuerpo en la escena, dijeron que la imagen todavía los persigue. Su tía, Reneka Day, aseguró al canal WISH-TV que Smith fue “golpeado como un animal en la calle”.

«Muchos de nuestros sobrinos y primos vieron a nuestro ser querido debajo del auto, pidiendo ayuda a gritos mientras intentaba levantar la cabeza. Ella volvió a atropellarlo. Es abrumador», expresó Day.

La mujer, que convivía con Smith, quedó detenida sin derecho a fianza, acusada de homicidio y el 23 de junio tendrá que presentarse ante la justicia.

Tomado de https://www.clarin.com/