El dilema colombiano: este domingo el país elige presidente entre dos candidatos con más críticos que seguidores

Los colombianos volverán a votar este domingo 19 de junio, en medio de una gran incertidumbre, para elegir a su próximo presidente entre el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, antiguo militante de la desaparecida guerrilla del M-19, desmovilizada como producto de un proceso de paz en 1990, y el empresario y exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, la gran sorpresa de la primera vuelta electoral

El balotaje de las elecciones colombianas se prevé como un dramático “cabeza a cabeza”, de acuerdo con los resultados de las últimas encuestas que pudieron divulgarse en el país. Según el estudio de la empresa española GAD3, el ganador sería Gustavo Petro, con 48,1 frente al 46,8 % de Rodolfo Hernández; las empresas colombianas Guarumo y Ecoanalítica dan como ganador a Rodolfo Hernández, 48,2 contra 46,5 % de Gustavo Petro, al igual que el estudio de la encuestadora Invamer, que arroja como triunfador a Hernández con un escaso margen de 48,2 frente al 47,2 % de Gustavo Petro.

Así las cosas, con los aspirantes a ocupar la Casa de Nariño (el palacio presidencial colombiano) tratando de arañar cada voto y tras una de las campañas electorales más polémicas que haya visto el país, con profusión de noticias falsas, ataques personales, acusaciones de lado y lado y una notable ausencia de propuestas concretas para solucionar los graves problemas que aquejan al país, gran parte de los colombianos llegarán a las urnas pensando en votar en contra y no a favor de un candidato.

Según un reciente estudio realizado por la Universidad del Rosario y la fundación alemana Konrad Adenauer Stiftung, entre otras entidades, el 48 % de los ciudadanos consultados no se siente representado por ninguno de los dos aspirantes a la Presidencia de la República; sin embargo, el 77 % aseguró que votará el próximo domingo y un 27 % aceptó que lo hará en contra del otro candidato.

Esta situación ha incrementado también la intensión del voto en blanco, que, según las últimas encuestas electorales, podría estar entre el 8 y el 13 %, a pesar de que en esta segunda etapa no tiene repercusión alguna.

“El voto en blanco no se le suma a ningún candidato, es una casilla independiente que se contabiliza como tal. Si gana en segunda vuelta no tiene la facultad de repetir las elecciones, por lo cual ganará la fórmula de presidente y vicepresidente que haya obtenido la mayoría de los votos”, explicó el registrador delegado para lo electoral, Nicolás Farfán Namén.

Tanto Petro como Hernández llegan a la etapa final ofreciendo un cambio y desmarcándose de los sectores políticos que han gobernado al país durante toda su etapa republicana, Petro, en nombre del Pacto Histórico, una variada coalición de sectores de izquierda, y Hernández a nombre de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, un movimiento de tendencia política no muy definida que ni siquiera existía hace un año.

El triunfo en primera vuelta de estos dos aspirantes, que se vendieron a sí mismos como outsiders, es la demostración de que los colombianos quieren un cambio, pero no parecen tener muy claro hacia dónde, y ahora desde ambas orillas aseguran que el otro representa un peligro para el futuro de la nación.

“Hay cambios que no son cambios, son suicidios”, sostuvo Gustavo Petro refiriéndose a Hernández, tras triunfar en la primera vuelta; mientras que el exvicepresidente colombiano Francisco Santos afirmó que el aspirante de izquierda “es un salto al vacío”. Falta esperar para ver cuál elegirá Colombia.

Así se elige

En Colombia tienen derecho a votar todos los ciudadanos mayores de 18 años, no es obligatorio, aunque la legislación ofrece incentivos a quienes sufraguen, como prioridad para la contratación en cargos oficiales o ingreso a universidades públicas.

Según la Constitución, la elección, en la cual se vota por una fórmula de presidente y vicepresidente, se realiza a dos vueltas. La primera jornada se llevó a cabo el último domingo de mayo, y como ninguno de los movimientos logró la mitad más uno de los votos se convocó a una segunda vuelta, en la que compiten solo los dos primeros y se elige al ganador por mayoría simple.

Entre las 8:00 a. m. y las 4:00 p. m. de este domingo 19 de junio estarán abiertos los puestos de votación para que los colombianos definan quiénes ocuparán la Presidencia y la Vicepresidencia de la República de Colombia a partir del próximo 7 de agosto entre las dos fórmulas que ocuparon los primeros lugares durante la primera vuelta: Gustavo Petro y Francia Márquez, representantes del llamado Pacto Histórico, el primer movimiento de izquierda que podría llegar a la Casa de Nariño en toda la historia del país, y Rodolfo Hernández y Marelen Castillo, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, un movimiento que sigue siendo una incógnita política, pero que ha recibido el apoyo de diferentes fuerzas de centro y de derecha, así como de partidos tradicionales.

Los candidatos

Gustavo Petro y Francia Márquez

En representación de la coalición de izquierda conocida como el Pacto Histórico se encuentran el economista cordobés de 62 años Gustavo Francisco Petro Urrego, exintegrante de la guerrilla del M-19, quien compite por tercera vez por llegar al poder Ejecutivo en Colombia. En 2018 quedó en segundo lugar, con más de 8 millones de votos, vencido en las urnas por el hoy presidente Iván Duque, y en la pasada primera vuelta se declaró ganador con 8′542,020 votos, el 40,34 % de la votación.

El también director del partido Colombia Humana compite por la estadía en la Casa de Nariño con su fórmula a la Vicepresidencia, la abogada y lideresa social Francia Elena Márquez Mina, oriunda del departamento del Cauca y ganadora del premio medioambiental Goldman Environmental Prize. Márquez fue la tercera candidata más votada en las consultas internas de marzo y por eso fue elegida para acompañar a Petro en su carrera presidencial.

Rodolfo Hernández y Marelen Castillo

El inesperado protagonistas de estas elecciones es el exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández Suárez. Este ingeniero civil de 77 años de edad, oriundo de Piedecuesta, Santander y con una fortuna calculada en unos 100 millones de dólares, logró pasar al balotaje tras sorprender al país al alcanzar 5′965,531 votos, el 28,17 % de los sufragios

Hernández, quien para los analistas es una incógnita en cuanto a su tendencia política (aunque en su campaña aseguran ser de centro), tiene como fórmula a Marelen Castillo Torres, una educadora y pedagoga católica de 53 años. Hernández y Castillo, que antes de las consultas interpartidistas no estaban en los cálculos de los analistas políticos, se convirtieron en la sorpresa de la primera vuelta y ahora protagonizan un apretado final junto a Petro y Márquez.

Tomado de Infobae