Un grupo de soldados participó de una orgía en el cuartel: la drástica decisión que tomó el jefe del ejército

Un buen número de paracaidistas británicos -serían cientos- fue excluido de un despliegue de la OTAN luego de que se los acusara de formar parte de una o varias orgías junto a una mujer civil en el cuartel.

Según informó The Times of London, en las últimas semanas aparecieron videos de los paracaidistas teniendo sexo con esta mujer mientras otros compañeros observaban. Ocho de ellos, que prestaban servicio en la Brigada de Asalto Aéreo 16 del Reino Unido, estaban bajo investigación policial por este motivo.

Los informes, que salieron a la luz hace pocas semanas, revelan que la mujer fue infiltrada con consentimiento en el cuartel de Merville, en Colchester, hasta 31 veces en los últimos cinco meses.

Esta noticia fue la gota que rebalsó el vaso para el grupo cuestionado, ya que durante un ejercicio en Macedonia del Norte varios militares de los ahora excluidos habían sido acusados de “comportamiento poco profesional” durante el simulacro.

Quien tomó la decisión de apartar a los paracaidistas fue el nuevo jefe del Ejército del Reino Unido, el general Sir Patrick Sanders.

Sanders les dijo a sus generales y oficiales al mando en una carta que no «arriesgaría la misión o la reputación del ejército británico» enviando tropas al extranjero.

“Mi mensaje para el ejército es claro: nuestra licencia para operar se basa en la confianza y debemos cumplir con los más altos estándares. Tal comportamiento es inaceptable, corrosivo y perjudicial para la reputación del ejército”, escribió el jefe del ejército, según The Times.

“No estoy preparado para arriesgar la misión de la OTAN o la reputación del ejército británico al desplegar 3 Para en este momento”, finalizó.

La policía militar finalmente confirmó que no hubo ningún delito en las supuestas orgías, pero Sanders reconoció que lo que hicieron los soldados «denigra a las mujeres» y va en contra de los valores del ejército.

Insólito lío

El 31 de diciembre del año pasado, un grupo de 70 personas armó una fiesta en una casa de una localidad de Barcelona, España, y todo terminó en un escándalo propio de los sainetes criollos.

Todo venía «bien» hasta que dos participantes de la orgía cometieron un error de principiantes: se equivocaron de dirección e intentaron entrar a la fiesta por una puerta equivocada. Claro, el vecino pensó que se trataba de delincuentes que querían ingresar a su domicilio y llamó a la policía. Cuando los oficiales arribaron, el panorama no fue el mejor.

La insólita situación ocurrió en la localidad de Lissá de Munt, un pequeño pueblo en la región de Cataluña de 15.000 habitantes.

Según la alerta policial que reproduce el diario El Mundo, los agentes recibieron la llamada de un vecino que contaba que dos personas intentaban entrar en su vivienda. Al llegar la patrulla identificaron a los sospechosos que les explicaron que iban a otra casa, en la que se celebraba una fiesta, y se habían equivocado de lugar.

Al estar en vigor las restricciones de aforo y la prohibición de fiestas ilegales, los agentes acudieron a esta vivienda y se encontraron con una celebración con entre 50 y 70 personas, sin contar las que había en el piso de arriba del inmueble, «practicando sexo», según el informe.

La policía local identificó a las personas y pasó informes al Ministerio del Interior para que se tramite un expediente en caso de incumplimiento de las normativas vigentes para evitar la propagación del Covid.

Tomado de https://www.clarin.com/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s