La Corte Suprema de EEUU falló a favor del derecho de portar armas de fuego en público en todo el país

La Corte Suprema de EEUU dictaminó el jueves que los estadounidenses tienen el derecho fundamental de portar armas de fuego en público, en una decisión histórica que se produjo pocas semanas después de otro tiroteo mortal en una escuela.

El fallo 6-3 anula una ley de Nueva York que requería que una persona demostrara que tenía necesidades legítimas de defensa personal para recibir un permiso de armas y evitará que los estados restrinjan a las personas que portan armas.

A pesar de un creciente llamado a limitar las armas de fuego después de dos tiroteos masivos en mayo que sorprendieron al país, la corte se puso del lado de los defensores que dijeron que la Constitución de los Estados Unidos garantiza el derecho a poseer y portar armas.

El fallo es el primero de la corte en un caso importante de la Segunda Enmienda en una década y una victoria para el poderoso lobby de las armas, la Asociación Nacional del Rifle.

“El fallo es una victoria decisiva para los buenos hombres y mujeres de todo Estados Unidos y es el resultado de una lucha de décadas que ha liderado la NRA”, dijo el vicepresidente ejecutivo de la NRA, Wayne LaPierre, en un comunicado.

“El derecho a la legítima defensa y a defender a su familia y seres queridos no debe terminar en su hogar”.

El juez Clarence Thomas, quien escribió la opinión de la mayoría, dijo que “las Enmiendas Segunda y Decimocuarta protegen el derecho de un individuo a portar un arma de fuego para defensa propia fuera del hogar”.

“El requisito de causa justificada de Nueva York viola la Decimocuarta Enmienda al impedir que los ciudadanos respetuosos de la ley con necesidades ordinarias de autodefensa ejerzan su derecho de la Segunda Enmienda de poseer y portar armas en público para la autodefensa”.

El Senado de los EEUU está considerando actualmente un proyecto de ley bipartidista poco común que incluye medidas modestas de control de armas.

Tiroteos masivos en Buffalo, Uvalde

El 14 de mayo, un joven de 18 años usó un rifle de asalto tipo AR-15 para matar a 10 afroamericanos en un supermercado en Buffalo, Nueva York.

Menos de dos semanas después, 19 niños y dos maestros fueron asesinados a tiros en una escuela primaria en Uvalde, Texas, por otro adolescente con el mismo tipo de rifle semiautomático de alto poder.

La ley de Nueva York dice que para recibir un permiso para portar un arma de fuego fuera del hogar, el dueño de un arma debe demostrar claramente que es explícitamente necesaria para la defensa propia, lo que significa que aquellos sin la necesidad demostrada no pueden hacerlo.

Los defensores del derecho a portar armas dijeron que violaba la Segunda Enmienda de la Constitución, que dice que “no se infringirá el derecho de las personas a poseer y portar armas”.

Más de la mitad de los estados de EEUU ya permiten el porte de armas de fuego sin permiso, y la mayoría de ellos solo lo hizo en la última década.

Pero más de 20 aún mantienen restricciones que ahora podrían verse obligados a abandonar según el fallo de la corte.

En el fallo, el tribunal anuló una ley del estado de Nueva York que databa de 1913 y que se había basado en el entendimiento de que los estados individuales tenían derecho a regular el uso y la posesión de armas.

En las últimas dos décadas, más de 200 millones de armas han llegado al mercado estadounidense, encabezadas por rifles de asalto y pistolas personales, lo que ha alimentado un aumento de asesinatos, tiroteos masivos y suicidios.

Tomado de Infobae