Un ex alcalde chavista se declaró culpable en EEUU: recibió sobornos por USD 3,8 millones

Un antiguo aliado del difunto Hugo Chávez se declaró culpable el jueves en Miami, Estados Unidos, por recibir 3,8 millones de dólares en sobornos a cambio de desviar lucrativos contratos petroleros de empresas conjuntas de propiedad extranjera a funcionarios del gobierno socialista y el ejército de Venezuela.

Jhonnathan Marín se desempeñó como alcalde de la ciudad portuaria de Guanta durante casi una década hasta 2017, cuando renunció abruptamente y huyó de Venezuela en medio de una importante purga en el gigante petrolero estatal PDVSA. Posteriormente, el gobierno del sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, ordenó su arresto por cargos de corrupción y le prohibió postularse para cargos públicos.

Se entregó silenciosamente en Miami en abril por un solo cargo de conspiración para cometer un delito contra los EEUU, un cargo menor que conlleva una pena máxima de cinco años de prisión. Fue puesto en libertad el mismo día con una fianza de 100.000 dólares, según los registros judiciales.

Como parte del acuerdo de culpabilidad firmado el jueves, acordó cooperar plenamente con los agentes federales que investigan la corrupción generalizada dentro de Venezuela.

Según una declaración que acompaña al acuerdo de culpabilidad, Marín admitió que tomó USD 3,8 millones de un co-conspirador no identificado para usar su posición para influir en los funcionarios de las empresas conjuntas de PDVSA con Chevron, así como en empresas de Europa, Rusia y China.

Algunas de las ganancias del esquema de soborno se transfirieron luego a cuentas bancarias en el sur de Florida para el beneficio de Marin, su familia y otros. Los fondos ilegales se usaron en parte para comprar propiedades en el sur de Florida y el uso de aviones privados.

No hay indicios en la denuncia de que alguno de los socios extranjeros de PDVSA haya participado o siquiera estuviera al tanto del esquema de soborno.

Pero entre 2015 y 2017, Marin ordenó al director de adquisiciones de Petrocedeno, una compañía petrolera que entonces era propiedad de PDVSA con Total de Francia y Equinor de Noruega, para otorgar decenas de millones de dólares en contratos a empresas pertenecientes a su co-conspirador no identificado.

Marín, de 43 años, fue uno de los primeros adherentes al Movimiento Quinta República de Chávez y en 2008 fue elegido alcalde de Guanta, una ciudad en la puerta de entrada a la Faja Petrolífera del Orinoco, hogar de las mayores reservas de petróleo del mundo y cerca de la mitad de la producción actual de Venezuela.

Lo representa Michael Nadler, un ex fiscal federal en Miami que se hizo un nombre al atacar la corrupción en el círculo íntimo de Maduro.

(Con información de AP)