Emboscada al norte de México deja seis policías muertos

El estado fronterizo de Nuevo León, en México, cerró el fin de semana de forma sangrienta, luego de un ataque de presuntos miembros del crimen organizado a policías de la Fuerza Civil que dejó un saldo de seis policías muertos y cuatro lesionados.

Se forma oficial, se describió que un grupo de hombres armados que se trasladaban en por lo menos 10 camionetas emboscaron a los uniformados.

Los sucesos ocurrieron cuando una de las unidades en que viajaban los efectivos perdió el control y terminó volcada porque los presuntos maleantes colocaron ponchallantas en el camino.

En el sitio del ataque perdieron la vida tres elementos de Fuerza Civil, mientras que cuatro más resultaron lesionados. Además, trascendió que tres más fueron privados de la libertad y más tarde se les localizó muertos en los límites de Nuevo León y Coahuila.

En el lugar de los hechos quedaron regados gran cantidad de casquillos percutidos de fusil Barret calibre .50 y AR-15 calibre .223.

Estos sucesos se dan luego de que apenas el 18 de junio, el gobernador, Samuel García, afirmó que la delincuencia organizada se iba a “topar” con la fuerza del estado.

Sin embargo, este nuevo suceso se suma a la ola de violencia que se enfrenta la entidad, debido a la disputa por diversos cárteles de la droga, aunque el tráfico de migrantes también es una de las actividades ilícitas más privilegiadas en esa región.

De acuerdo con le mapa criminal de la entidad, se trata de una región donde los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, del Noreste, del Golfo, y la Organización de los Beltrán Leyva disputan el trasiego de enervantes.

La zona del norte, que comprende los municipios de de Sabinas Hidalgo, Anáhuac, Lampazos, General Treviño y Agualeguas, está dominada por el Cártel del Noreste. Este cártel nació como una escisión de Los Zetas y actualmente mantiene una disputa con el Cártel del Golfo.

Tomado de https://laopinion.com/