Memo Fantasma está a un paso de quedar en libertad: ¿corrupción o incompetencia?

El excomandante paramilitar y narcotraficante, alias “Memo Fantasma”, podría salir de prisión el próximo 28 de junio en Colombia. De ser excarcelado, sus contactos privilegiados y los millones de dólares en bienes de procedencia ilícita podrían usarse para amedrentar a los testigos o para que Memo se esfume sin dejar rastro.

Guillermo León Acevedo Giraldo, quien enfrenta cargos de lavado de dinero junto con su madre y su abuela, adelanta trámites para su excarcelación por vencimiento de términos después de pasar un año en detención preventiva intramural. La Fiscalía General programó una audiencia para solicitar otro año de detención preventiva el 3 de junio, pero Acevedo no compareció en esa audiencia virtual, pese a que se encuentra recluido en la cárcel La Picota, de Bogotá. Las solicitudes enviadas al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) pidiendo explicar cómo un recluso pudo faltar a una audiencia judicial se han quedado sin respuesta.

Acevedo encarna como nadie el riesgo de fuga. InSight Crime obtuvo evidencia de que Memo Fantasma tenía conexiones por narcotráfico en México, Venezuela, España y Australia. Los contactos necesarios para trasegar los narcóticos por estos países también le brindarían la oportunidad de pasar de incógnito.

Y tiene el dinero para hacerlo. InSight Crime estima que a lo largo de su trayectoria criminal ha tenido ingresos por más de US$100 millones y descubrió más de tres millones de euros pertenecientes a Acevedo en España, además del movimiento de grandes sumas de dinero a través de Italia y Reino Unido. Eso indica que Acevedo como mínimo tiene dinero guardado en estos tres países europeos.

Una preocupación mayor es el riesgo de que pueda tratar de intimidar a los testigos y manipular el proceso.

“Si Memo sale de prisión, es capaz de ordenar el asesinato de los testigos claves y de cualquiera capaz de hacerle daño”, declaró alias “Charlie”.

“Puedo confirmar que ha enviado emisarios para convencer y amenazar a ex narcos y paramilitares de que no hablen”.

Charlie es un hombre de bajo perfil y corta estatura, que se viste con modestia. Pasó doce años como asistente personal de Acevedo, cuando este se encontraba en el culmen de su carrera criminal, estableciendo contactos con otros narcotraficantes y llevando las cuentas. También estuvo a cargo del pago de la nómina de Memo Fantasma, la cual incluía no solo a delincuentes, sino también a abogados, agentes de policía, políticos y funcionarios de la Fiscalía General de la Nación.

Jhon Jaiber Henao, alias “Pájaro”

Charlie se puso en contacto con InSight Crime después de que publicamos la investigación que puso a Acevedo al descubierto como Memo Fantasma, en marzo de 2020. Desde entonces, llevo más de 200 horas de entrevistas con Charlie y me he reunido con él en persona en tres oportunidades. A lo largo de más de dos años de interrogatorio y verificación exhaustivos, no he logrado sorprender ninguna mentira de su parte. Distintas partes de su historia han sido confirmadas por otros 14 narcotraficantes o exparamilitares consultados para el caso.

Charlie vive en la clandestinidad desde febrero de 2010, cuando asesinaron a su mejor amigo, un asesinato que él cree que fue ordenado por Acevedo. Ni siquiera usa teléfono celular.

“Memo dio la orden de matar a Pájaro y a mí, vía ‘Super’. Ese día murió Pájaro pero sobreviví, por pura casualidad, ya que no me había reunido con Pájaro como habíamos planeado. El golpe lo llevó a cabo [un sicario conocido como] ‘Draculín’, personalmente con otro sicario llamado ‘Pelusa’”, explicó Charlie.

Pájaro era Jhon Jaiber Henao, piloto encargado de gran parte de la infraestructura para el trasiego de narcóticos de Memo Fantasma. Super es John Jairo Florez, quien ha sido la mano derecha de Acevedo desde los días del cartel de Medellín con Pablo Escobar. El verdadero nombre de Draculín es Héctor Muñoz, quien fuera jefe de La Milagrosa, una oficina de cobro criminal también dedicada al sicariato.

John Jairo Flórez, alias “Super”, junto con Guillermo Acevedo, alias “Memo Fantasma”. Foto tomada por fuentes del hampa, que manifestaron su deseo de guardar el anonimato. Lugar y fecha sin confirmar.

Pájaro fue acribillado en la Avenida 80, de Medellín, el 2 de febrero de 2010. Murió poco después en la Clínica Las Américas, cerca del lugar de los hechos. Charlie adelantó una minuciosa investigación después del homicidio de su amigo y habló con alguien que estuvo en la escena en el momento del homicidio. El testigo identificó a Draculín como el asesino.

InSight Crime ha corroborado la versión de los hechos presentada por Charlie con parientes de Pájaro y otras fuentes del hampa. Todos creen que Acevedo fue el responsable del asesinato, aunque no se ponen de acuerdo sobre los motivos. La primera versión es que Pájaro le habría robado a Acevedo un dinero que había quedado encargado de entregar a otro narcotraficante. El segundo es que Pájaro había empezado a trabajar con uno de los rivales de Acevedo en el negocio del narcotráfico y usó los contactos y la infraestructura criminal de Memo Fantasma, y eso era algo que al parecer Acevedo no podía tolerar.

Charlie tiene la certeza de que Super fue el intermediario de Acevedo con La Milagrosa, y que eso incluyó la orden de asesinar a Pájaro. Super y Acevedo se conocen desde hace bastante. Fueron amigos de infancia y entraron juntos al mundo del narcotráfico. Trabajaron para el Cartel de Medellín en Estados Unidos, donde Super fue detenido y purgó una pena de prisión. Después de ser liberado en mayo de 1999, Super regresó a Colombia. Charlie estuvo ahí con Acevedo cuando este fue a recoger a su viejo amigo al aeropuerto.

Héctor Alexis Muñoz Goez, alias “Draculín”, capturado en El Peñol (Antioquia) en febrero de 2018.

Para ese momento, Memo Fantasma estaba firmemente involucrado con los paramilitares de Colombia. Había ayudado en la formación del Bloque Central Bolívar (BCB) de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) con Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”. Super al parecer asumió tareas como mano derecha de Memo en el BCB y supervisó todas las operaciones de narcotráfico, mientras que Memo en persona se ocupaba de las operaciones con los paramilitares. Actualmente Super vive en Bogotá.

El asesinato de Pájaro causó revuelo en el hampa de Medellín, donde era bien conocido y gozaba de popularidad.

Draculín fue puesto en custodia en febrero de 2018 por su papel en La Milagrosa y otras bandas criminales. Pero, aunque actualmente se encuentra en prisión, La Milagrosa sigue operando como una estructura criminal en Medellín y sus alrededores.

“Memo armó y reclutó La Milagrosa. Él era el patrón. Él aún tendrá vínculos con ellos y podrá encargar asesinatos hoy día”, explicó Charlie.

Así mismo, múltiples fuentes han declarado que Acevedo mantiene relaciones cercanas con la Oficina de Envigado, la organización criminal dominante en Medellín, además de La Milagrosa. Ellos citaron esto como la razón por la que no hablaban oficialmente. Si Acevedo estuvo dispuesto a matar a uno de sus cómplices y amigos más cercanos por “traicionarlo”, ¿qué le haría a cualquier otra persona que revelara información sobre él?

Catalina Mejía Acosta en su comparecencia virtual ante el juez.

Problemas con los fiscales

El 26 de mayo de 2020, menos de dos meses después de la publicación de la investigación en la que InSight Crime puso en evidencia a Acevedo, el fiscal general de Colombia Francisco Barbosa confirmó ante la opinión pública que Acevedo era Memo Fantasma y que también era conocido por su alias paramilitar de “Sebastián Colmenares”. El fiscal citó un expediente judicial que halló que Acevedo tenía un prontuario criminal de décadas de antigüedad.

Pese a eso, la operación para capturar a Acevedo no ocurrió hasta más de un año después, en junio de 2021. De manera inusual, el director de la Policía Nacional, el general Jorge Vargas, participó en persona en el operativo. Vargas pasó gran parte de su carrera en la Dirección de Inteligencia Policial (DIPOL) y contribuyó a forjar la reputación de esa unidad como una de las divisiones de inteligencia más respetadas de Latinoamérica. Era remota la posibilidad de que asumiera un rol destacado en una operación de ese tipo o que hiciera declaraciones en público, sin estar absolutamente seguro de los hechos.

“Memo Fantasma fue señalado en el año 2006 por varios excabecillas de las AUC especialmente del Bloque Central Bolívar, donde lo reconocen como cabecilla financiero de alias Macaco, y miembro del estado mayor de esta organización criminal”, aseguró el director de la Policía Nacional General Jorge Luis Vargas en declaraciones a la prensa.

Esas fueron declaraciones contundentes de dos de las más altas autoridades de Colombia; entonces, ¿por qué la preocupación entre algunos funcionarios de la Fiscalía General de la Nación de que pueda quedar en libertad?

Según Charlie, Acevedo tiene un extenso historial de soborno de funcionarios públicos.

“Yo personalmente entregué pagos a dos fiscales en el pasado, y no tengo ninguna duda de que Memo es capaz de manipular el caso en su contra”, afirmó Charlie, y agregó: “Ya ha hablado con posibles testigos para decirles que se callen”.

Ya ha habido indicios de esos sobornos. En junio de 2021, la Fiscalía General denunció un intento de soborno de un investigador de su Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI). Este denunció que le ofrecieron 100 millones de pesos colombianos (más de US$25.000) para que entregara los expedientes que contenían la evidencia acumulada contra Acevedo.

Dos fuentes de la Fiscalía General hablaron con InSight Crime con la condición de que se mantuviera reserva de su identidad, e insistieron en que hay gran preocupación por el caso de Acevedo. El proceso lo manejó inicialmente Juan David Huepe, conocido como el “fiscal de hierro”, por su larga experiencia en el conocimiento de casos complejos de lavado de dinero, que es la principal acusación que Acevedo enfrenta.

El caso era muy sólido en apariencia y ha derivado en la confiscación de 82 propiedades vinculadas a Acevedo, por valor de varios millones de dólares. Huepe ordenó la detención de Jorge Alviar Robledo, quien manejaba los asuntos del indiciado y muchas de sus propiedades en el departamento de Córdoba. También solicitó la comparecencia de Catalina Mejía Acosta, pareja de Acevedo y madre de sus dos hijos ante un juez de Madrid, España, para responder por acusaciones de lavado de dinero, y tenía preparada una orden de captura en su contra.

Pero en abril de este año, Huepe estaba fuera del caso. InSight Crime no pudo confirmar si fue retirado o renunció.

Fuentes de la Fiscalía General declararon que Carlos Enrique Vieda, jefe inmediato de Huepe y director especializado contra el lavado de activos, había estado interfiriendo en el caso.

En primer lugar, lo oyeron decir que el caso “no podía llegar a acercarse a la vicepresidenta”.

La vicepresidenta de Colombia Marta Lucía Ramírez resultó vinculada con Acevedo por medio de su esposo, Álvaro Rincón, y de la empresa que tienen en común, Hitos Urbanos. Esa firma trabajó con Acevedo en la construcción del edificio Torre 85 en Bogotá, lo que le habría permitido a Acevedo legalizar millones de dólares del narcotráfico.

Vieda también impidió que uno de los principales comandantes de las AUC, Salvatore Mancuso, fuera entrevistado en Estados Unidos en el marco del proceso contra Acevedo. Vieda fue denunciado en 2018 por Mancuso por conspirar para que fuera expulsado de Justicia y Paz, el programa que sirvió de marco legal para que los jefes paramilitares recibieran amnistía y beneficios judiciales.

Fuentes de la Fiscalía General dijeron que, si Mancuso hubiera declarado en persona y hubiera identificado plenamente a Acevedo como Memo Fantasma y como comandante paramilitar, habría sido prácticamente imposible refutar el caso. Esa diligencia nunca se realizó, aparentemente aun a pesar de la disposición de Mancuso para testificar. De igual modo, parece que se bloqueó un operativo para capturar a uno de los testaferros claves de Acevedo en Medellín.

Huepe fue reemplazado en el caso por Julio César Ochoa, al parecer por recomendación de Vieda. Ochoa es un fiscal sin experiencia en lavado de activos y está próximo a jubilarse.

Una fuente de la Fiscalía General describió a Ochoa como “totalmente fuera de su campo en este caso”.

Incluso estas fuentes aseguraron que el caso contra la pareja de Acevedo, Catalina Mejía Acosta, parece haberse estancado. Luego de faltar a las citaciones previas de comparecencia ante el juez, Mejía finalmente se presentó en una audiencia virtual desde Madrid el 25 de mayo.

Pero no se ha expedido una orden de captura contra ella ni se ha enviado una boleta roja de Interpol, lo que implica que es libre de moverse y hacer transacciones. Sigue en libertad de manejar la fortuna de Acevedo y quizás de ayudar en sus planes de fuga.

Eso nos lleva a la próxima audiencia del 28 de junio, cuando es posible que Acevedo quede en libertad por vencimiento de términos. Si eso llega a suceder, las posibilidades de una condena se reducirán bastante.

*En aras de la transparencia, debe señalarse que Guillermo Acevedo interpuso una denuncia por injuria y calumnia contra McDermott, autor de este artículo y de la serie inicial en la que se publicó la investigación. El caso fue archivado posteriormente por la Fiscalía General por falta de evidencia.

Tomado de https://es.insightcrime.org/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: