Rusia extendió por seis meses la prisión preventiva de la estrella de la WNBA estadounidense Brittney Griner

Brittney Griner, estrella de Phoenix Mercury permanecerá bajo custodia mientras dure su juicio penal en Rusia y podría enfrentar 10 años de prisión si es declarada culpable de cargos de transporte de drogas a gran escala. Menos del 1% de los acusados en casos penales rusos son absueltos y, a diferencia de los EE. UU., las absoluciones pueden anularse.

Este lunes, el tribunal del suburbio de Moscú, de Khimki extendió la detención de Griner por otros seis meses después de que ella compareciera para una audiencia preliminar celebrada a puerta cerrada. Fotos obtenidas por la AP la mostraban esposada. A Griner se le había ordenado previamente permanecer en prisión preventiva hasta el 2 de julio.

La detención y el juicio de Griner llegan en un momento extraordinariamente bajo en las relaciones Moscú-Washington. Fue arrestada en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú menos de una semana antes de que Rusia enviara tropas a Ucrania, lo que agravó las tensiones que ya eran altas con las amplias sanciones de Estados Unidos y la denuncia de Rusia de los suministros de armas estadounidenses a Ucrania.

En medio de las tensiones, los partidarios de Griner habían tomado un perfil bajo con la esperanza de una resolución tranquila, hasta mayo, cuando el Departamento de Estado la reclasificó como detenida injustamente y transfirió la supervisión de su caso a su enviado presidencial especial para asuntos de rehenes.

Ese movimiento ha llamado aún más la atención sobre el caso de Griner, con partidarios alentando un intercambio de prisioneros como el de abril que devolvió a su casa al veterano de la Marina Trevor Reed a cambio de un piloto ruso condenado por conspiración de narcotráfico.

Los medios de comunicación rusos han especulado repetidamente que podría ser canjeada por el traficante de armas ruso Viktor Bout, apodado “El mercader de la muerte”, quien cumple una sentencia de 25 años por conspiración para matar a ciudadanos estadounidenses y brindar ayuda a una organización terrorista.

Rusia ha hecho campaña por la liberación de Bout durante años. Pero la discrepancia entre el caso de Griner (supuestamente se la encontró en posesión de cartuchos de cigarrillo virtual que contenían aceite de cannabis) y los tratos globales de Bout en armas mortales podría hacer que ese intercambio sea desagradable para los EE. UU.

Otros han sugerido que podría ser canjeada junto con Paul Whelan, un exdirector de marina y seguridad que cumple una sentencia de 16 años por una condena por espionaje que Estados Unidos ha descrito repetidamente como una trampa.

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, cuando se le preguntó el domingo en CNN si se estaba considerando un intercambio conjunto de Griner y Whelan por Bout, respondió:

“Como propuesta general… no tengo mayor prioridad que asegurarme de que los estadounidenses que están detenidos ilegalmente de una forma u otra en todo el mundo regresen a casa”, dijo. Pero “no puedo comentar en detalle lo que estamos haciendo, excepto para decir que es una prioridad absoluta”.

Aparentemente, cualquier intercambio requeriría que Griner primero sea condenada y sentenciada, y luego solicite un indulto presidencial, dijo Maria Yarmush, abogada especializada en asuntos civiles internacionales, al canal de televisión RT financiado por el Kremlin.

Tomado de Infobae