La primera ministra escocesa planea realizar un nuevo referéndum de independencia para el próximo año

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, dijo el martes a los legisladores en Edimburgo que planea realizar un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia el 19 de octubre de 2023.

Sturgeon dijo que la pregunta que se hará será la misma que en la primera votación de independencia de Escocia en 2014: “¿Debe Escocia ser un país independiente?”

Los votantes escoceses rechazaron la independencia en 2014 y el 55 % dijo que quería seguir formando parte del Reino Unido.

Pero Sturgeon, que dirige el Partido Nacional Escocés y el gobierno delegado en Escocia, dice que es hora de revisar el asunto debido a los cambios provocados por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, una medida a la que se opone la mayoría de los escoceses.

“Mi determinación es asegurar un proceso que permita a la gente de Escocia, ya sea si, no o aún por decidir, expresar sus puntos de vista en un referéndum legal y constitucional para que la opinión de la mayoría pueda establecerse de manera justa y democrática”, dijo el martes.

El gobierno del primer ministro Boris Johnson en todo el Reino Unido se opone a un nuevo referéndum y ha dicho repetidamente que el tema se resolvió en 2014. Cualquier voto de independencia no será legalmente vinculante sin la aprobación del gobierno de Johnson.

Sturgeon dijo que el principal funcionario de la ley de Escocia le preguntará a la Corte Suprema del Reino Unido el martes si el Parlamento escocés tiene el poder de legislar para un referéndum consultivo sobre la independencia.

Agregó que le escribiría a Johnson para informarle sobre sus planes y dejar en claro que está “lista y dispuesta” a negociar los términos de cómo el gobierno descentralizado de Escocia tendrá el poder de celebrar un referéndum legal.

Incluso si el referéndum se lleva a cabo, un voto mayoritario no hará que Escocia sea independiente del resto del Reino Unido.

“Para que Escocia se independice después de un voto a favor, los parlamentos del Reino Unido y de Escocia tendrían que aprobar una legislación”, subrayó Sturgeon.

Sturgeon sostiene que el éxito de su partido en las elecciones locales del año pasado le otorga un mandato para un nuevo referéndum. Si bien el Partido Nacional Escocés no ganó el control general en el Parlamento escocés, la elección de un número récord de legisladores verdes escoceses significa que hay una mayoría para un nuevo voto de independencia.

Sturgeon dijo que si no había una forma legal para que el gobierno escocés celebrara un referéndum, y si el gobierno de Johnson se negaba a otorgar permiso para tal votación, ella lucharía en las próximas elecciones generales del Reino Unido por el único tema de la independencia.

Los partidos de oposición han criticado a Sturgeon por su “obsesión” por celebrar una nueva votación de independencia y dicen que, en cambio, debería centrarse en asuntos más prácticos, como abordar el aumento del costo de vida.

Al igual que Gales e Irlanda del Norte, Escocia tiene su propio parlamento y gobierno descentralizado y elabora sus propias políticas sobre salud pública, educación y otros asuntos. Pero el gobierno de todo el Reino Unido en Londres controla asuntos como la defensa y la política fiscal.

(con información de AP)