Hallaron en Egipto el fósil de un gran dinosaurio “con cara de bulldog” de hace 98 millones de años

Uno de los ecosistemas prehistóricos más peligrosos del mundo acaba de agregar otro gran depredador a su alineación. En la Formación Bahariya, un famoso yacimiento de fósiles en el desierto del Sahara de Egipto, un equipo de paleontólogos egipcios y estadounidenses descubrió recientemente una enorme vértebra fósil perteneciente a una especie recién descrita de dinosaurio abelisáurido carnívoro, un grupo carnívoro bípedo que vivió durante el período Cretácico, comprendido entre 145 millones a 66 millones de años atrás.

Al igual que otros abelisáuridos, el dinosaurio recién descubierto tenía una cara acortada, parecida a la de un bulldog. Y a pesar de su apariencia feroz, este carnívoro probablemente no era el jefe más grande y malo que deambulaba por sus territorios.

“Estamos seguros en un 99% de que, a diferencia de algunos de sus parientes de otros tiempos y lugares, este abelisáurido en particular no estaba en la parte superior de su cadena alimenticia”, dijo Matthew Lamanna, paleontólogo del Museo Carnegie de Historia Natural en Pittsburgh y uno de los investigadores que descubrió el dinosaurio.

Aunque Lamanna y sus colegas científicos encontraron un solo hueso, pudieron identificar el fósil como una vértebra de abelisáurido casi de inmediato, basándose en estructuras distintivas llamadas epífisis.

“Esa es una palabra de varias sílabas que básicamente significa ‘pedacitos pegajosos en la parte superior izquierda y derecha de la vértebra’”, dijo Lamanna.

Este abelisáurido es el primer dinosaurio de su tipo descubierto en el sitio de la Formación Bahariya. Después de realizar un análisis informático de la morfología del hueso, el equipo concluyó que pertenecía a una especie previamente desconocida, a la que aún no se le ha dado un nombre científico. Los hallazgos fueron publicados el 8 de junio en la revista Royal Society Open Science.

Un abelisáurido se parecía un poco a un Tyrannosaurus rex corpulento, solo que con brazos aún más rechonchos, explica la Revista Smithsonian. Estos seres recorrieron el hemisferio sur desde mediados del período Jurásico, hace unos 170 millones de años, hasta que el asteroide Chicxulub detuvo el Cretácico.

Quizás el abelisáurido más famoso sea el Carnotaurus cornudo, un depredador patagónico que alcanzaba los 7,6 metros de largo, según el Museo de Historia Natural de Londres. Su nombre proviene de las palabras latinas para “carne” y “toro”, y han aparecido versiones animadas de este temible carnívoro en “Prehistoric Planet” de Apple TV y en la franquicia “Jurassic Park”.

Los investigadores sospechan que el abelisáurido recién descubierto era más pequeño que el Carnotaurus, probablemente alcanzando solo 5 a 6 metros de largo. Y en comparación con los depredadores que compartieron su hábitat nativo hace 98 millones de años, el abelisáurido recién descubierto habría sido un mequetrefe relativo.

La Formación Bahariya fue anteriormente el hogar de una porción de vida prehistórica excepcionalmente rica en depredadores. Este pantano de manglar que alguna vez fue vasto albergó numerosas especies de peces, tortugas, serpientes y dinosaurios. El abelisáurido recién descubierto se habría convivido con un parecido al T. Rex conocido como Carcharodontosaurus; un misterioso terápodo gigante (dinosaurio bípedo de tres dedos) llamado Bahariasaurus; el monstruoso Spinosaurus, que tenía largas y delgadas mandíbulas parecidas a las de un cocodrilo y una vela que le crecía en la espalda; peces depredadores gigantes y cocodrilos.

Encontrar tantos depredadores grandes viviendo juntos en un solo ecosistema es raro, dijo Lamanna. “Cómo este entorno de 98 millones de años logró sustentar no uno sino cuatro dinosaurios depredadores masivos sigue siendo un enigma”, agregó.

El fósil recién descrito ahora se almacena en la colección permanente del Centro de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Mansoura en Egipto. En el futuro, Lamanna y sus coautores planean regresar a la Formación Bahariya y buscar más huesos de su abelisáurido, y tal vez incluso darle un nombre.

“Esperemos que más de esta bestia Bahariya aparezca tarde o temprano”, dijo Lamanna.

Tomado de Infobae