Se dispararon las consultas de hombres para una vasectomía en EEUU tras anulación del derecho al aborto

El día después de que se publicara en Internet el borrador filtrado de la opinión del Tribunal Supremo sobre el caso Roe contra Wade, muchos hombres en Estados Unidos comenzaron a pedir citas para hacerse una vasectomía.

Sam Peagler, de 26 años, redactor publicitario del conglomerado Meta que vive en Austin (Texas), decidió hace años con su esposa que no querían tener hijos. Pensó que se sometería a la operación después de cumplir los 30 años, pero la adelantó porque sintió que debía “ejercer mi autonomía corporal para protegerla a ella y protegerme a mí mismo”, dijo, en declaraciones al medio NBC News.

“Llevaba casi toda mi vida adulta queriendo hacerme una vasectomía, o al menos planeando hacérmela en algún momento. Me sentí cómodo con la decisión de no tener hijos, y mi mujer también se sintió cómoda. Fue algo que discutimos juntos”, declaró al medio estadounidense.

La Corte Suprema puso fin el viernes pasado al derecho constitucional al aborto. La sentencia provocó protestas en todo el país y desencadenó una oleada de actividad legal en los tribunales estatales por parte de los defensores del derecho al aborto. También llevó a más hombres a pensar en realizarse vasectomías.

El jueves, la Clínica Cleveland de Ohio informó que ha tenido un “aumento significativo” en la programación de solicitudes de vasectomías. Normalmente recibe de tres a cuatro solicitudes al día, pero del viernes al miércoles recibió 90, dijo un portavoz, según NBC News.

Los Hospitales Universitarios, también en Ohio, dijeron que han visto un “ligero aumento de consultas sobre vasectomías desde el fallo, pero no necesariamente de citas”.

En Missouri, el Dr. Christian Hettinger, urólogo de Kansas City Urology Care, dijo que su consultorio ha sido bombardeado con llamadas que buscan información sobre el procedimiento.

“Desde el viernes, hemos aumentado en un 900% el número de personas que quieren hacerse una vasectomía”, dijo a la filial de la NBC KSHB.

Ohio, Texas, Florida y Missouri son algunos de los muchos estados que tenían las llamadas leyes gatillo para el aborto -diseñadas para prohibir rápidamente o restringir severamente el procedimiento después de que se revocara la decisión de Roe- o que planeaban aplicar otras prohibiciones sobre los abortos.

Jerald Stiedaman, de 46 años, de Evanston, Illinois, que llamó el viernes para programar una consulta de vasectomía, dijo que el fin de Roe “absolutamente” jugó un papel en su decisión, aunque los abortos siguen siendo legales en su estado.

“Estoy casado y ya no tenemos más hijos; sin embargo, aunque no pienso tener más hijos, no quiero que en el futuro sea posible provocar un embarazo, nunca más. Los hombres formamos parte de la ecuación del embarazo, y tenemos que asumir nuestra responsabilidad”, dijo.

Tomado de Infobae