“Lobos guerreros”: así se prepara la nueva generación de diplomáticos de China

A finales de 2022, Xi Jinping debe recibir un tercer mandato como secretario general en el XX Congreso Quinquenal del Partido Comunista de China (PCC). Después, a principios de 2023, iniciaría un nuevo mandato, también de cinco años, como jefe de Estado. Será una señal de la determinación del líder chino de cambiar las convenciones de jubilación y gobernar de por vida.

Según un análisis de Richard McGregor y Neil Thomas en Nikkei Asialo mismo no ocurrirá en los cargos más importantes de política exterior, y se espera que los dos máximos diplomáticos del régimen renuncien.

Yang Jiechi, de 72 años, es hace nueve años el principal diplomático de China. Wang Yi, de 68 años, es el ministro de Relaciones Exteriores, el segundo diplomático del país. Se espera que ambos dimitan, lo que le dará a Xi la oportunidad de promover una nueva generación de líderes de política exterior.

La generación más joven de diplomáticos que ascienden en las filas, personificada por Zhao Lijian, un portavoz del ministerio que es el más destacado de los ‘lobos guerreros’, son de diferente origen”, analizan los expertos en el artículo. “La frase proviene de un éxito de taquilla chino del mismo nombre sobre soldados patrióticos que luchan contra malvados mercenarios extranjeros en el extranjero”.

Por lo tanto, los reemplazos de Yang y Wang serán diplomáticos experimentados que se harán cargo de un sistema asertivo y sin disculpas. “Su diplomacia, tanto bajo la presión de Xi como impulsada por sus propios instintos generacionales, se adaptará en consecuencia”.

Nikkei Asia explica que desde 1949, la política exterior de China ha pasado por etapas distintivas: una asociación con la antigua Unión Soviética; un período de autosuficiencia revolucionaria; varias décadas de reforma económica y crecimiento frenético.

Peor ahora el panorama ha cambiado, y Xi rechazó “esconderse y esperar” a favor de “luchar por el logro”: “Beijing y Washington ahora están involucrados en una competencia de múltiples espectros. China tiene intereses globales y una agenda global que los acompaña, respaldada por un ejército en rápida expansión”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aporta su propia historia, cultura y bagaje a la narrativa triunfante de Xi, que se aviva constantemente en los medios oficiales. En el centenario del partido el año pasado, dice Nikkei Asia, Xi proclamó que “el pueblo chino nunca debe permitir que fuerzas extranjeras nos intimiden, opriman o esclavicen”.

Se dice que los diplomáticos chinos a veces recibían tabletas de calcio por correo, una forma de instarlos a que desarrollaran una “columna vertebral más fuerte”.

Por este exceso de percepciones de debilidades pasadas, los diplomáticos chinos se comportaron de manera poco diplomática mucho antes de que la gente los calificara de “lobos guerreros”, dice Peter Martin de Bloomberg en su libro de 2021 sobre el ministerio, Ejército civil de China: la creación de la diplomacia del lobo guerrero. En esa obra Martin dice que también se debe a que “son incapaces de liberarse de las limitaciones de un sistema político secreto y paranoico”.

“Si bien sus acciones a veces pueden parecer agresivas, incluso extrañas, desde el exterior”, escribió Martin, “tienen mucho sentido cuando se ven desde una perspectiva doméstica”.

La política exterior de Beijing ha cambiado sustancialmente desde que Xi llegó al poder a fines de 2012. “China es más asertiva e inflexible, y está más dispuesta a participar en confrontaciones diplomáticas frontales con EEUU y sus aliados, algo que los líderes anteriores evitaron”, dice Nikkei Asia.

Beijing también ha endurecido su posición en las disputas territoriales, incluso con más ejercicios militares alrededor de Taiwán y en el Mar de China Oriental, y ha desplegado cada vez más la coerción económica para castigar a los países por desacuerdos políticos, incluso contra Corea del Sur y Australia, dos de los aliados regionales más cercanos de EEUU.

Xi tampoco ha dudado en sancionar a políticos, instituciones, empresas e importaciones de EEUU y países europeos en represalia por las acciones del gobierno en casos de comercio, derechos humanos y Taiwán. Todo esto a pesar de las opiniones desfavorables sobre China, que han alcanzado máximos históricos en muchos países, según información del Centro de Investigación Pew.

Si bien Xi ha dictado la política exterior, Yang y Wang brindan asesoramiento sobre asuntos internacionales y han ejecutado su ambiciosa y, en ocasiones, conflictiva agenda con la habilidad que brindan sus años de experiencia en la primera línea de la diplomacia global.

Los posibles sucesores de Yang

“Ni Yang ni Wang tienen un sucesor claro, pero los movimientos de personal de alto nivel en los últimos meses sugieren que Xi usará el congreso del partido y la rotación de puestos gubernamentales para limpiar la casa. Los dos cuadros más probables para reemplazarlos ya parecen haber sido dejados de lado”, aseguran los expertos de Nikkei Asia.

Por antigüedad, el heredero más probable de Yang era Song Tao, quien hasta principios de junio se desempeñó como director a nivel ministerial del Departamento de Enlace Internacional (ILD) del partido, que gestiona los intercambios con más de 500 partidos políticos extranjeros.

Con 67 años, Song tiene conexiones personales invaluables con Xi, ya que trabajó con él en la provincia de Fujian durante las décadas de 1980 y 1990. También es uno de los pocos líderes de política exterior con rango ministerial, aunque a fines de junio fue reasignado al organismo consultivo político de China, una transferencia que generalmente indica una jubilación inminente.

Así se alza el nombre de Liu Jieyi, el director a nivel de ministro de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado. Al igual que Song, es uno de los 200 miembros con derecho a voto del Comité Central del partido. Anteriormente fue embajador de China ante las Naciones Unidas, subdirector del ILD y viceministro de Relaciones Exteriores.

Los posibles sucesores de Wang

Esta lista es más grande e incierta.

“Desde 1982, todos los ministros de Relaciones Exteriores se desempeñaron anteriormente como viceministros de Relaciones Exteriores, trabajaron en Beijing inmediatamente antes de ser seleccionados y tenían 62 años o menos al asumir el cargo. Si estas condiciones se mantienen, los tres diputados actuales son los principales contendientes”, asegura Nikkei Asia.

Beijing dejó de lado a Le Yucheng, un especialista en Rusia que era el principal adjunto de Wang y heredero aparente, a través de un sorpresivo movimiento lateral a la Administración Nacional de Radio y Televisión. Por eso, Ma Zhaoxu, de 58 años, podría ser el sucesor más probable, ya que ahora es el diputado de mayor rango.

Ma se desempeñó recientemente como representante de China ante la ONU en Nueva York y Ginebra, luego de un cargo de embajador en Australia y publicaciones anteriores en la Unión Europea, el Reino Unido y la ONU. Es uno de los diplomáticos multilaterales más experimentados de Beijing.

“A pesar de un comportamiento típicamente tranquilo, Ma ha mostrado un don para la diplomacia brusca. Después de que Beijing encarcelara al premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo por su activismo democrático, Ma argumentó en 2010 que ‘no hay disidentes en China’”.

Los otros dos diputados son Xie Feng, de 58 años, y Deng Li, de 57. Xie trabajó con Yang en la embajada de China en Estados Unidos antes de encabezar las misiones de Beijing en Indonesia y Hong Kong. Deng es un experto en Medio Oriente y África del Norte que recientemente fue embajador en Turquía.

Según los especialistas, “la nueva cosecha de líderes diplomáticos de China probablemente se apoyará en las relaciones de China con Rusia y su impulso por el liderazgo en el mundo no occidental, una postura que inevitablemente aumentará la competencia estratégica con EEUU y sus aliados”.

De esta manera, los objetivos principales serán intensificar la defensa de Beijing de su modelo político y reclamos territoriales y utilizar cada vez más la creciente influencia económica del país como una herramienta coercitiva de política exterior.

Para esto, los lobos guerreros deberán ser más feroces que nunca.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: