El padre del asesino de Highland Park aseguró que no vio señales de alerta en su hijo a pesar de un antecedente con la policía

Los hechos son claros: Robert Eugene Crimo, de 21 años, mató a siete personas e hirió a otras 46 en un nuevo tiroteo masivo ocurrido el pasado 4 de julio en una celebración del día de la independencia en Highland Park, uno de los suburbios de mayor poder adquisitivo de Chicago. No hay duda de que el joven, que fue detenido horas después del incidente intentando escapar y aún en posesión de las armas, fue el autor de la masacre. 

Él mismo se lo confesó a la policía. Pero las preguntas que surgen ahora son acerca de las circunstancias previas. ¿Alguien imaginó que Crimo podría realizar algo semejante?

Para eso, la palabra de su familia se volvió fundamental. El padre de Crimo aseguró a la prensa en el día de hoy que no tenía “ni la más mínima idea” de que su hijo era capaz de realizar una agresión semejante.

“No tenía ni la más mínima idea, no vi ninguna advertencia de que esto iba a ocurrir. Estoy completamente en estado de shock”, dijo a la cadena de noticias ABC el padre del joven.

Durante la entrevista, el hombre aseguró que jamás se le ocurrió que su hijo pudiera ser un peligro para alguien. El periodista quiso indagar más y le consultó sobre el incidente violento que protagonizó su hijo en septiembre de 2019, cuando Crimo amenazó con “matar a todo el mundo” -según reportes policiales- y esto llevó a la policía a confiscarle 16 cuchillos, una daga y una espada al joven. Sobre este incidente, el padre fue evasivo.

Creo que todo ese episodio fue tomado fuera de contexto. Fue un desborde infantil, ni siquiera sé por qué estaba molesto. Creo que fue su hermana la que llamó a la policía en aquel entonces. Yo no vivía con ellos en ese momento”, aseguró el hombre quien evitó dar detalles del antecedente policial de su hijo.

Lo cierto es que tres meses después de que aquel hecho policial ocurriera, fue el propio padre el que firmó el formulario de consentimiento para que su hijo pudiera sacar un permiso de portación de armas en la policía estatal de Illinois. Sobre este tema también dio una respuesta vaga el padre, confirmando que no se arrepiente de haberlo hecho ya que su hijo compró las armas con su propio dinero y bajo su propio nombre.

Si yo hubiese comprado armas a lo largo de los años y se las hubiera dado, armas a mi nombre, eso sería una historia diferente. Pero él hizo todo el proceso solo”, se excusó el padre.

Dada la corta edad del agresor, muchos apuntan a los padres, creyendo que cuanto menos no supieron ver las alertas de violencia de su hijo. Quizás sea por eso que la pareja contrató un abogado, quien en televisión nacional salió a defender a sus clientes.

Ellos están siendo 1000% cooperativos con la policía”, se limitó a repetir una y otra vez Eric Rinehart, abogado de los padres de Crimo.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: