Motociclistas protestaron en Bogotá por medida que prohíbe acompañante masculino

Centenares de motociclistas protestaron este jueves en varias calles de Bogotá contra la Alcaldía por prorrogar hasta diciembre próximo la norma que prohíbe hombres como pasajeros en esos vehículos durante las noches de los fines de semana por motivos de seguridad.

Dicha restricción, que entró en vigor el pasado 22 de abril, rige los jueves, viernes y sábado, de siete de la noche a cuatro de la madrugada, para reducir los robos y atracos callejeros, ya que muchos de esos delitos se cometen por duplas que se movilizan en motocicletas.

Por medio de un decreto la Alcaldía de Bogotá confirmó que la restricción estará vigente hasta diciembre y no hasta junio como se había acordado con los motociclistas que anunciaron que las “protestas serán continuas” hasta que se logre derogar la medida.

“Estamos en desacuerdo con la administración distrital porque incumplió lo que ya habíamos pactado”, dijo a Efe el director de la Red de Apoyo Motociclistas de Bogotá, Gustavo Londoño, uno de los convocantes de la movilización.

Según Londoño, las autoridades “tomaron unilateralmente una decisión de prorrogar la restricción al acompañante hombre en moto los fines de semana y se suponía que debíamos haberlo conciliado”.

Los líderes del gremio sostienen que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, no cumplió lo pactado en abril pasado, cuando la prohibición entró en vigencia.

En esa ocasión López aceptó establecer un diálogo con el gremio para llegar a un acuerdo sobre la medida, que tras los conversaciones, fue flexibilizada con algunas excepciones.

De todos modos, en la última semana el Distrito argumentó que la implementación de la norma mostró una reducción de los principales indicadores en materia de inseguridad en mayo y junio.

Londoño, por su parte, aseguró que la baja en los índices de inseguridad no fue por las restricciones del acompañante en motocicletas sino a que en el país tuvo la elección de presidente y por eso la seguridad del país se refuerza.

“El pie fuerte aumentó, (con) helicópteros por toda la ciudad, Ejército, Policía. Obviamente las cifras (de inseguridad) iban a bajar”, sostuvo Londoño.

Los participantes en la protesta salieron de varios puntos de la ciudad y la mayoría de los grupos confluyeron en los alrededores de la biblioteca Virgilio Barco, en donde lanzaron arengas contra la alcaldesa López.

A diferencia de otras oportunidades la movilidad de Bogotá no sufrió mayores afectaciones y salvo en algunos sectores hubo atascos porque los motociclistas transitaron por lugares en donde se hacen obras para el Metro de Bogotá.

Transmilenio, el sistema público de transporte de Bogotá, funcionó casi que con normalidad pues solo algunas estaciones fueron cerradas de forma preventiva.

Tomado de EFE