Un concejal ruso criticó la invasión a Ucrania y fue sentenciado siete años de cárcel por un tribunal en Moscú

La justicia rusa dio este viernes uno de los pasos más significativos en la persecución de toda voz crítica contra la invasión a Ucrania lanzada por Vladimir Putin el 24 de febrero de 2022. La jueza Olesya Mendeleyeva declaró culpable al concejal moscovita Alexei Gorinov, de 60 años, quien estaba acusado de haber difundido “informaciones claramente falsas” sobre el ejército ruso, aprovechando sus “funciones oficiales”.

La sentencia sin precedentes aumenta las críticas de los opositores al Kremlin en Rusia que se pronuncian en contra de la invasión de Moscú a su vecino exsoviético. Gorinov fue declarado culpable de un delito que conlleva una sentencia máxima de 15 años de prisión en virtud de una ley que el parlamento ruso aprobó una semana después de que el Kremlin enviara tropas a Ucrania, según Net Freedoms, un grupo de ayuda legal enfocado en casos de libertad de expresión.

Las otras dos condenas hasta ahora dieron lugar a una multa y una sentencia suspendida, dijo el grupo. Gorinov, quien fue arrestado en abril, es el primer representante electo en enfrentar cargos bajo la ley de tiempos de guerra. Gorinov criticó las acciones militares de Rusia en Ucrania en una reunión del consejo municipal de Moscú en marzo.

Según la jueza, cometió estos delitos como parte de un grupo organizado motivado por el odio político y señaló: “La rehabilitación del acusado es imposible sin una de privación de libertad”. Será enviado a una colonia penitenciaria.

Un video disponible en YouTube lo muestra expresando su escepticismo sobre la celebración de un concurso de arte infantil planificado en su distrito electoral mientras “todos los días mueren niños” en Ucrania. y sosteniendo un cartel que decía: “¿Todavía necesitas esta guerra?”

Un alguacil trató de cubrir el letrero con las manos. Cuando el presidente Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania el 24 de febrero, una ola masiva de indignación y sentimiento contra la guerra se extendió por Rusia. Miles de personas protestaron diariamente en las calles de Moscú y San Petersburgo, y cientos de miles firmaron peticiones en línea oponiéndose al ataque.

El Kremlin insistió en que lo que llamó una “operación militar especial” en Ucrania tenía un apoyo público abrumador y actuó rápidamente para suprimir cualquier crítica. Miles de manifestantes fueron arrestados y decenas de medios de comunicación críticos fueron clausurados. Las personas que hablaron públicamente en contra de la invasión o acusaron a las tropas rusas de cometer atrocidades en Ucrania han sido objeto de la nueva legislación, que prohíbe la difusión de “información falsa”. sobre la invasión y menospreciar a los militares.

Hasta el viernes, Net Freedoms había contado 68 casos penales relacionados con cargos de información falsa y al menos 2.000 casos de delitos menores por supuesto menosprecio a los militares rusos.

Tomado de AP