Alemania criticó a Putin por el elevado número de niños muertos durante la invasión a Ucrania

La ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, criticó duramente al presidente ruso, Vladímir Putin, por el gran número de niños que se encuentran entre las víctimas mortales de la guerra en Ucrania.

La Fiscalía de Menores ucraniana denunció el sábado que al menos 347 niños han muerto y 647 han resultado heridos en ataques perpetrados por Rusia desde el comienzo de la invasión a Ucrania a finales de febrero.

La mayor parte de las víctimas infantiles, contando fallecidos y heridos, se han registrado en la región de Donetsk (348), la región de Kharkiv (186), la región de Kiev (116), la región de Chernígov (68), la región de Lugansk (61), la región de Mikoláiv (53), la región de Jersón (52), la región de Zaporiyia (31).

Además, un total de 2.116 instituciones educativas han resultado dañadas en Ucrania como resultado de los ataques aéreos y con artillería diarios de Rusia, y 216 de ellas quedaron destruidas por completo, según cifras de la Fiscalía recogidas por Ukrinform.

A principios del mes pasado, Rusia confirmó que más de 300.000 niños ucranianos se encuentran ya en su territorio desde el principio del conflicto en lo que el Gobierno de Kiev considera una “expulsión ilegal” de su ciudadanía y Moscú describe con el término de “evacuaciones”.

El último balance de víctimas civiles de Naciones Unidas, con fecha del 4 de julio, cifra en 335 los niños fallecidos y en 521 los heridos para un total de 4.889 civiles muertos y 6.263 heridos desde el principio de la invasión.

Baerbock recordó como uno de los “peores momentos” de su mandato las imágenes de niños tiroteados durante una visita a Ucrania. “Eso lo dice todo sobre el hecho de que no se puede negociar con este Putin en este momento”, declaró la ministra en una entrevista con Der Spiegel.

“Se trata de una aniquilación. Incluso de niños”, agregó la ministra sobre las consecuencias para la población civil de la guerra de agresión rusa en Ucrania. “Tener que soportar que no se pueda hacer nada: eso es a veces también la brutalidad de la política exterior”, lamentó.

La ministra explicó que le hubiera gustado garantizar “corredores humanitarios desde las zonas disputadas en Ucrania”, pero matizó que habría tenido que respaldar esta acción por la vía militar.

Aunque Occidente suministra armas a Ucrania, Baerbock descartó la participación militar directa en el país. La razón aducida es que Putin podría valorar dicha acción como una implicación directa de Occidente en la guerra.

Por otra parte, una semana después de la captura de la ciudad ucraniana de Lisichansk por las fuerzas rusas, que aseguran tener el control de la región de Lugansk, la resistencia ucraniana ha podido contener al enemigo, cuya ofensiva en la región de Donetsk ha perdido ímpetu.

“El enemigo está reuniendo tropas cerca de Belohorivka, bombardeando los asentamientos aledaños, realizando ataques aéreos” en Donetsk, escribió en Telegram Serghiy Gaidai, el gobernador de Lugansk.

Según el jefe de región ucraniana, en la cual, según afirma, Ucrania todavía conserva “zonas grises” pese a que Rusia la da por tomada, el enemigo “aun no ha podido ocupar todo Lugansk”.

(Con información de Europa Press)