El video del hombre que se robó un avión del aeropuerto de Seattle para estrellarlo en una isla

Un video de vigilancia publicado recientemente muestra el momento en el que un empelado del aeropuerto de Seattle que trabajaba en el área de equipaje se robó un avión de Alaska Airlines para estrellarlo deliberadamente en una isla remota y de esta manera suicidarse.

Las autoridades aeroportuarias de Seattle publicaron el video de las cámaras de seguridad que captaron las imágenes tanto dentro de la terminal como de la parte exterior de la pista, que documentaron todo el desarrollo del incidente en tiempo real.

En las imágenes se observa a Richard Russell, de 29 años, quien trabajaba en el sector que se encarga de organizar el equipaje de los pasajeros en el aeropuerto y de verificar que cumplieran con todos los protocolos de seguridad.

La cronología del suceso ocurrido el 10 de agosto del año 2018 inicia a las 2:36 de la tarde, cuando Russell marca el ingreso a su jornada laboral, vistiendo una camiseta negra con la frase: “The Sky’s No Limit”, lo cual se traduce como “el cielo no tiene límite”, impresa en la espalda.

En las imágenes se logra apreciar cuando muestra su carnet al funcionario de seguridad. Posteriormente pasa su mochila por los escaners y la toma para iniciar sus labores. Más de cinco horas después, se le ve saliendo a la pista en el área de carga del aeropuerto y luego usando un vehículo remolcador para empujar el avión de hélice hacia una de las pistas.

El control de tráfico aéreo comenzó a percatarse de que algo raro estaba sucediendo e intentó establecer contacto con el avión, pero no recibió respuesta. En ese mismo momento, se puede ver a los compañeros de Russell caminando cerca del lugar, pero totalmente ajenos al hecho que estaba a punto de ocurrir.

Russell, de pronto, abrió la puerta de la cabina del avión Q400 Turboprop que él mismo había remolcado hasta la pista y posteriormente ingresó a la aeronave y cerró la puerta.

A continuación, el joven de 29 años se dispuso a despegar el avión, pero antes dijo por radio a la torre de control.: “Va a ser una locura”.

Una vez en el aire, se puede ver en videos filmados desde el suelo a Russell realizando acrobacias con el avión sobre el aeropuerto.

“Oye, me encontré en un aprieto. Estoy en el aire ahora mismo. Y simplemente volaré por ahí’, dijo en una nueva comunicación por radio.

En las grabaciones de control de tráfico aéreo, se puede escuchar a Russel hablando con los controladores que intentaban persuadirlo para que realice un aterrizaje seguro.

En medio de esta situación, Russell bromeaba con los controladores de tráfico aéreo. En un momento, incluso preguntó a los controladores de tráfico aéreo: “Oigan, ¿creen que si aterrizo con éxito esta cosa, Alaska me daría un trabajo como piloto?”.

También se puede escuchar a los controladores de tráfico aéreo rogándole a Russell que aterrice el avión y tratando de darle instrucciones para llegar a una pista donde pudiera dejar la aeronave a salvo.

“Hay una pista justo a su lado derecho en aproximadamente una milla, ¿la ve?” dijo uno de los controladores.

“Oh, esos tipos tratarán de darme una paliza si trato de aterrizar allí…”, respondió Russell. “Creo que podría estropear algo allí también. No me gustaría hacer eso. Oh, probablemente tengan antiaéreos”, agregó.

“No tienen nada de eso, solo estamos tratando de encontrar un lugar para aterrizar de manera segura”, respondió el controlador de tránsito.

Russell le dijo al equipo de tráfico aéreo que no estaba “muy preparado” para aterrizar. “Pero, Dios mío, necesito dejar de mirar el combustible porque se está acabando rápido”, continuó.

“Está bien, Rich, si pudieras, podrías comenzar a girar a la izquierda y te llevaremos hacia el sureste”, dijo el controlador de tránsito.

“Esto podría llevarme a la cárcel de por vida, ¿eh?”, comentó Russell. “Espero que sea ideal para un tipo como yo”, bromeó.

Mientras aún estaba en el aire, se escucha a Russel decirles a los controladores que es “solo un tipo que está en bancarrota” y luego agregó que se estaba preparando para ir a la “cárcel de por vida”.

Dos aviones de combate F-15 salieron minutos después de que el avión despegara para interceptarlo. Sin embargo, no tuvieron éxito y una hora y 13 minutos después de despegar, Russell estrelló intencionalmente el avión en una isla a unas 50 kilómetros de distancia, perdiendo la vida en el acto.

En ese momento, el funcionario de seguridad, Paul Pastor, describió el suceso como “un viaje de placer que salió terriblemente mal”. Dijo que el hombre “hizo algo tonto y lo terminó pagando con su vida”.

Los testigos describieron haber visto a la aeronave realizar giros y vueltas mientras los aviones militares lo alejaban de las áreas más pobladas.

El FBI dice que no encontró evidencia de que Russell haya recibido alguna vez entrenamiento de vuelo, pero precisó que sí estaba familiarizado con los protocolos de verificación para arrancar un avión después de haber visto videos instructivos en internet.

En las grabaciones de los audios de la cabina, se escucha a Russell decirles a los controladores de tráfico aéreo que no necesitaba tanta ayuda para controlar el avión, porque había jugado algunos videojuegos antes.

El FBI declaró su muerte como un suicidio y dijo que el incidente no fue parte de ninguna actividad criminal o terrorismo y que Russell actuó solo.

El aeropuerto estuvo cerrado durante aproximadamente una hora y media y los vuelos se suspendieron mientras los funcionarios se ocupaban del avión secuestrado. A los aviones que ya estaban en la pista se les ordenó permanecer en posición sin poder despegar.

En México el Sistema Nacional de Apoyo, Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono (SAPTEL) ofrece atención telefónica las 24 horas del día en el número: 0155 5259-8121. En los Estados Unidos se puede marcar al +1-888-628-9454.

En el Centro de Asistencia al Suicida de Buenos Aires atienden a cualquier persona en crisis en las líneas gratuitas 135 desde Buenos Aires y GBA o al (54-11) 5275-1135 las 24 horas del día. Está también el Centro de Atención al Familiar del suicida (CAFS): Tel. (011) 4758-2554 (cafs_ar@yahoo.com.ar – www.familiardesuicida.com.ar).

En Estados Unidos, existe la Red Nacional de Prevención del Suicidio para pedir ayuda; puedes llamar al 1-888-628-9454 o al 1-800-273-8255, la línea del Servicio Nacional de Prevención del Suicidio, para hablar con alguien que te brindará apoyo gratuito y confidencial las 24 horas del día, los siete días de la semana. Los CDC también recomiendan sus propias políticas, programas y prácticas de prevención.

Tomado de Infobae