La nueva obsesión de Evo Morales: una copa de fútbol con su propio nombre

El expresidente Evo Morales amenazó a los opositores que critican su intención de organizar un campeonato sudamericano de fútbol sub-17, que se llamaría Copa Evo 2022. Sucede que la oposición ha decidido llamar “narco-copa” a esta competencia que se realizaría del 31 de julio al 7 de agosto en el territorio cocalero de Chapare.

Dice el expresidente que está asegurada la participación de equipos masculinos y femeninos de Boca Juniors River Plate de Buenos Aires Universidad Católica de Chile, pero no han respondido otros clubes que habían sido invitados.

El debate se produce cuando la fama de Bolivia de ser un centro regional del narcotráfico ha crecido mucho, según lo refleja incluso la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes). Además, un informe divulgado la semana pasada dijo que organizaciones internacionales, como la Operación Turf A Ultranza PY, dejaron en evidencia grandes redes transatlánticas de tráfico de cocaína, con redes de suministro a través de Bolivia.

Esos informes dicen que las rutas de la droga que usan territorio boliviano llegan hasta África Europa, a través de puntos clave en Argentina Brasil. Y todos señalan que el centro de mayor producción de la droga en Bolivia es Chapare, justamente el lugar donde debería realizarse el torneo que quiere Evo.

El expresidente dice que quienes critican su proyecto no aceptan que una competencia deportiva lleve el nombre del “primer presidente indígena de Bolivia”. La Federación Boliviana de Fútbol ha recibido el pedido formal de la oposición política para que no autorice la Copa Evo, por lo menos mientras no se aclaren las acusaciones que pesan sobre el ex presidente de conexiones con el narcotráfico.

Muy cerca de los lugares donde se realizaría el torneo, el gobierno de Luis Arce desmanteló la semana pasada una fábrica de cocaína y hasta ahora ha capturado 155 avionetas dedicadas al tráfico de drogas desde y hacia países vecinos. La droga fabricada en Perú llega a Bolivia en forma de sulfato de cocaína y de aquí parte hacia destinos en ultramar en forma de clorhidrato.

Las encuestas oficiales muestran que el cocalero Morales está en cuarto lugar en las preferencias de los militantes del MAS, lo que descartaría toda posibilidad de que sea designado candidato para las elecciones de 2025. La Copa Evo podía haber beneficiado al expresidente pero ahora choca con las críticas y las burlas de la oposición.

La alcaldesa de la ciudad de El Alto se llama Eva Copa y no ha querido referirse a este debate sobre el nombre de su tocayo masculino.

Tomado de Infobae

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: