“Mi marido está embarazado, yo soy una mujer trans y quiero amamantar”: la historia de Erika y Roberto

Una historia de amor se vive en Brasil en donde una pareja trans invirtió los roles tradicionales, ya que él es un hombre trans embarazado y ella una mujer trans que quiere amamantar, y todo esto, después de un largo tratamiento, lograron su objetivo.

Erika Fernandes tenía claro su objetivo: quería amamantar al bebé que estaba gestando su pareja, Roberto, un varón trans. “No encontré casos de mujeres trans que amamantaban, pero encontré médicos que hacían inducción de la lactancia”, dijo en una entrevista que contó su caso.

En una conversación con los especialistas, preguntó: “Soy una mujer trans, mi esposo está embarazada, él también es trans y quería amamantar. Yo dije: ¿es posible? Y le dijeron: ‘Sí, es posible”.

Erika, de 28 años, inició el tratamiento al quinto mes de embarazo de Roberto Bete, de 32. En poco tiempo superó las expectativas de los médicos y logró inducir la lactancia: a los 20 días ya podía producir leche.

¿Cómo se realizó el tratamiento?

Cabe destacar, que el proceso en el cuerpo de Erika es el mismo que en las mujeres cis, que se identifican con su género al nacer. Cuando comienzan a lactar, hay estrógeno, progesterona y prolactina en su cuerpo.

“Con Erika no estamos usando hormonas externas. El proceso de lactancia que ella hace es estimular al cuerpo para que produzca su prolactina, y esto es lo que hará que las células del seno produzcan leche. Y en esa leche no hay hormona que no sea en el cuerpo de otras personas generando leche», explica el doctor. Además, hay que aclarar que la terapia hormonal para mujeres trans no tiene impacto en este proceso.

Tradicionalmente, se utilizan tres fármacos durante el procedimiento: las hormonas estrógeno y progesterona, además del fármaco domperidona, que está indicado para problemas estomacales. Juntos, son capaces de aumentar los niveles de prolactina, la hormona responsable de inducir la producción de leche por parte de las glándulas mamarias, además del agrandamiento de los senos.

Como parte del tratamiento, también se realiza la estimulación de los senos con la ayuda de un extractor de leche, parte fundamental de la inducción. Pero todo el abordaje dependerá mucho de la paciente.

Erika ya estaba tomando estrógeno y progesterona debido a la transición y comenzó a usar domperidona. Otro punto es que ya estaba usando el bloqueador de testosterona, una medida importante para no perjudicar el proceso de inducción de la leche.

Cualquier persona que tenga glándulas mamarias puede hacerse este tratamiento y, en consecuencia, producir leche. “Como llevaba tiempo usando estrógenos y progesterona, ya estaba mostrando el desarrollo del tejido mamario, con desarrollo de células en la zona».

Tomado de https://www.cronica.com.ar/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: