¿Qué decía la carta que Caro Quintero le envió al expresidente Peña Nieto?

Tras la liberación de Rafael Caro Quintero en 2013, y una vez que nuevamente fue considerado fugitivo, el narcotraficante sinaloense le hizo llegar una carta al entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Así lo dio a conocer en ese año el fiscal federal Jesús Murillo, al confirmar la existencia de la misiva, de la cual recibió una copia, al igual que el secretario de Gobernación en esa administración, Miguel Ángel Osorio Chong.

Pero además de estos funcionarios y del expresidente, Caro Quintero, quien se mantenía escondido para evitar su arresto, envió una copia de la carta al semanario Proceso a través de sus representantes legales.

De acuerdo con ese medio, en el documento el fundador del Cártel de Guadalajara afirmaba haber saldado sus cuentas con la justicia, por lo que le pedía al gobierno de México que no cediera al ánimo de venganza y revancha de Washington.

Cabe recordar que, por su participación en el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena Salazarlas autoridades de Estados Unidos han buscado la extradición de Caro Quintero, la cual podría lograrse muy pronto ahora que fue recapturado.

En la carta, el capo sinaloense se preguntó, “¿Cómo es posible que el país capaz de espiar a presidentes y candidatos presidenciales y saber lo que hacen, durante los 28 años y cinco meses en que estuve preso no hizo ninguna acusación contra mi familia? ¿Por qué esperó a que se avizorara mi liberación para iniciar la cacería en su contra como supuestos narcotraficantes y blanqueadores de dinero?”.

Esto, en relación a la acción que emprendió Estados Unidos al incluir en su lista de personas y entidades con las cuales no se puede tener ningún trato económico, a cuatro hijos, la esposa y una nuera del narcotraficante, así como a otras 12 personas relacionadas con ellos.

“A raíz de mi salida de prisión resurgió, con gran notoriedad, una absurda persecución en mi contra y contra miembros de mi familia por parte de Estados Unidos”, agregó el delincuente, agregando que dicha presión logró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación revirtiera la decisión del Tercer Tribunal Colegiado en Materia Penal con sede en Jalisco, cuando lo liberó.

Debido al pedido de extradición del gobierno estadounidense, Caro Quintero añadió: “Mi única petición es que mi expediente sea revisado con justicia, una valoración donde no pesen más los apellidos que la legalidad. Solicito un juicio justo. Que no se ceda a presiones políticas ni que por esa vía se resuelva un asunto que compete únicamente al Poder Judicial”.

En otra parte de la carta, el entonces fugitivo escribió: No es justo, señores, que la justicia mexicana se someta a los designios que pretende imponer Estados Unidos sobre un mexicano que lo único que desea es la paz y la tranquilidad de su persona y la de su familia… Siempre he dicho que he tenido alguna deuda con la justicia y la sociedad, y ya está saldada”.

Ahora, años después de enviar esa carta y con un nuevo presidente en México, Caro Quintero fue capturado por elementos de la Marina, y parece que se enfrenta al temor que expresó en su misiva, es decir, una inminente extradición a Estados Unidos.

Tomado de https://laopinion.com/