El asesino de Shinzo Abe mandó una carta poco antes del ataque en la que alertaba de sus intenciones

El autor confeso del asesinato del ex primer ministro japonés Shinzo Abe, Tetsuya Yamagami, había mandado una carta poco antes del ataque en la que alertaba de sus intenciones.

La misiva muestra el fuerte resentimiento que el hombre, de 41 años, tiene hacia la Iglesia de la Unificación, a la que acusa de haber arruinado a toda su familia después de que su madre hiciera grandes donaciones, según informaciones del diario ‘The Japan Times’.

Así, esta carta fue enviada previamente a un supuesto crítico de la iglesia y en ella sugería acabar con la vida del ex primer ministro por tener precisamente lazos con dicha secta.

La Policía habría estado al tanto de la existencia del documento, que fue enviado desde la prefectura de Okayama. El hombre que recibió la carta –que apuntaba a Abe como un simpatizante con influencia– había criticado a la Iglesia de la Unificación en un blog.

El viernes, el tío de Yamagami indicó que su madre había donado más de 700.000 dólares a la Iglesia de la Unificación a lo largo de su vida. Estas donaciones incluían 60 millones de yenes (unos 429.000 dólares) de la herencia del padre de Yamagami.

Además, la mujer habría hecho entrega a esta iglesia del dinero obtenido tras la venta de los bienes inmuebles y el patrimonio familiar. Posteriormente siguió donando pequeñas cantidades hasta que se quedó sin dinero en 2002.

Abe murió el pasado 8 de julio tras recibir dos disparos cuando se encontraba dando un mitin en la ciudad de Nara. Yamagami fue detenido en el lugar de los hechos.

La Policía de Japón considera que el sospechoso que disparó al ex primer ministro Shinzo Abe eligió deliberadamente un arma que era altamente letal.

Tetsuya Yamagami confesó que había “hecho varias armas” caseras, entre ellas, había intentado fabricar una bomba, con el objetivo de crear un arma de fuego “que fuera lo más letal posible”, según fuentes policiales a las que ha tenido acceso el periódico ‘Kyodo News’.

Por ello, la Policía considera que el sospechoso de asesinato estaba tratando de fabricar de forma intencionada un arma de fuego que fuera lo más letal posible, recoge el canal de televisión NHK.

Los agentes registraron la casa de Yamagami en la ciudad occidental de Nara y confiscaron armas similares a la aparentemente casera que se encontró en el lugar donde Abe fue disparado.

(Con información de Europa Press)