El ex presidente ruso Dmitri Medvedev lanzó una nueva amenaza contra Ucrania: “Llegará el día del juicio final”

El ex presidente ruso Dmitri Medvedev advirtió este domingo de la llegada del “juicio final” en caso de que las autoridades ucranianas cumplan con la amenaza de atacar la península de Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

“Las consecuencias (del eventual ataque) son obvias. Si pasa algo parecido, para todos ellos enseguida llegará el día del juicio final. Será muy rápido y muy duro”, dijo Medvedev durante una reunión con veteranos de la Segunda Guerra Mundial en Volgogrado, antigua Stalingrado.

En su discurso, que recoge la agencia RIA NóvostiMedvedev aseguró que los objetivos de la campaña militar rusa, iniciada en febrero pasado, “serán cumplidos”.

“Pueden estar seguros de que los objetivos de esta operación se cumplirán. Están relacionados con la eliminación (…) de las amenazas existentes para nuestro país”, dijo. Según el ex mandatario ruso, eso lo comprenden también los países occidentales que “alimentan al régimen” de Kiev con dinero y armas.

Previamente, el senador ruso Andréi Klishas abogó en el mismo sentido por la “desmilitarización” y la “desnazificación” de toda Ucrania por amenazas de las autoridades de ese país de atacar Crimea. “Las amenazas (…) de atacar Crimea o el puerto de Crimea prueban que hay que desnazificar y desmilitarizar toda Ucrania, porque de lo contrario siempre habrá una amenaza a nuestro territorio, nuestros ciudadanos y nuestra infraestructura”, escribió Klishas en Telegram.

Fuentes del Ministerio de Defensa de Ucrania no descartaron previamente la posibilidad de usar los sistemas estadounidenses HIMARS, que Kiev comenzó a recibir en junio, para atacar objetivos militares en Crimea.

Pueden ser golpeados, en particular, los lugares de emplazamiento de los misiles rusos Kalibr, que a menudo son disparados desde la península anexionada, según los militares ucranianos.

También el asesor presidencial ucraniano Oleksiy Arestovych dijo la víspera que el puente de Crimea, como fuente de abastecimiento de tropas rusas, podría convertirse en blanco de un ataque en cuanto Kiev tenga tal “posibilidad técnica”.

Cuando Estados Unidos anunció el envío de estos modernos sistemas, se habló de un compromiso de Ucrania para que no los use para atacar el territorio ruso. El detalle es que Ucrania considera como propia a la península, y que está actualmente ocupada, por lo que atacar esta zona podría no violar ese acuerdo.

Arestovych agregó que Kiev se mantiene fiel a la promesa de no golpear objetivos en territorio ruso en caso de recibir armamento sofisticado, pero enfatizó que “hay objetivos de sobra en territorio de Ucrania”.

En este sentido, aseguró que la primera parte del puente de Crimea pasa por aguas territoriales de Ucrania.

La legisladora rusa Olga Kovitidi advirtió hoy a Kiev contra cualquier ataque contra Crimea.

Kovitidi aseguró que Moscú valora de forma realista las capacidades de las armas que son entregadas a Ucrania por países occidentales y conoce también los parámetros de los sistemas que podrían llegar al vecino país en el futuro.

En cualquier caso, aseguró, la península es ahora “inalcanzable” para las fuerzas ucranianas.

(Con información de EFE)