Un hombre se zambulló en la Fontana di Trevi, fue multado y sacado a la fuerza: dos horas más tarde se metió de nuevo

Las fuentes de Roma parecen confundirse cada vez más con piscinas al aire libre. El sábado por la noche, un hombre con traje de baño se trepó entre las estatuas de la icónica Fontana di Trevi de Roma y se zambulló en las aguas del monumento antes de ser sacado a la fuerza por la policía. Este incidente sucede meses después de que dos turistas holandeses hicieran lo mismo y fueran multados por 1000 euros, entre otros tantos incidentes de este tipo en la capital italiana.

En este caso, el bañista fue identificado por medios italianos como un romano de 40 años, quien decidió ignorar las órdenes de salir de la fuente, por lo que un agente de policía se vio obligado a ingresar a la fuente y sacarlo a la fuerza.

El hecho ocurrió cerca de las 23.00 horas del sábado por la noche. Fue capturado por los celulares de los turistas que se encontraban en el sitio para sacarse fotos y videos en esta famosa atracción turística.

Fui testigo de esta escena en la que un hombre se zambullía en la Fontana de Trevi y nadaba un poco. Después de unos 10 minutos, intervino un policía y tuvo que entrar en la fuente para sacarlo”, dijo uno de los presentes.

Según Il Messaggero, el hombre fue multado con 200 euros y recibió una prohibición temporal que le impide regresar al sitio, que es catalogado como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Sin embargo, según medios locales, dos horas después el hombre regresó a la fuente y volvió a zambullirse: saltó desde el mismo lugar y fue arrastrado fuera del agua por segunda vez por otro oficial.

El viernes por la noche ocurrió un incidente similar: un hombre y una mujer extranjeros fueron filmados dentro de la Fontana dei quattro fiumi, de Gian Lorenzo Bernini, en la Piazza Navona.

Más vandalismo en Roma

El Panteón de Roma amaneció el último domingo con una pintada en grafiti en la que se lee “Aliens exist”(en español, “los aliens existen”), lo que causó preocupación porque expone la fragilidad del patrimonio material al evidenciar la falta de instancias de seguridad frente a actos vandálicos contra bienes históricos.

Con una imagen donde se ve uno de los muros del Panteón escrito con aerosol azul, la asociación Retake Roma, un movimiento que se ocupa de borrar las pintadas en los edificios de la ciudad italiana, denunció en sus redes sociales la falta de protección de uno de sus mayores íconos arquitectónicos. “21 siglos de historia marcados así” indicó y planteó: “Aparentemente las cámaras estaban fuera de servicio; después de todo, ¿cuál es la importancia de proteger la seguridad de uno de los principales monumentos de la historia romana?”.

La pintada, de gran tamaño y en un color azul eléctrico, está ubicada en uno de los muros laterales de piedra del Panteón, fundado en el 27 a.C y reconstruido después por el emperador Adriano a inicios del siglo II d.C tras sufrir un incendio, informa El País y otros medios internacionales. Los restauradores de la Superintendencia de Roma ya hicieron las primeras pruebas para retirar la pintura y estiman que en esta semana lograrán borrarla sin perjudicar la pared.

Las autoridades ya están buscando a los responsables del hecho pero la tarea no es sencilla porque la zona está desprovista de cámaras de vigilancia y las de los edificios cercanos tampoco funcionan, de modo que reconstruir el episodio resulta complejo. Este hecho es el que preocupa a Retake Roma ya que expone la vulnerabilidad en la que se encuentran estos íconos de la arquitectura italiana.

En declaraciones al diario Corriere Della Serra, la directora del Panteón, Gabriella Musto, señaló que se trata de un acto vandálico “gravísimo” y aclaró que la responsabilidad del exterior del monumento recae en el Municipio.

Tomado de Infobae