Lucio Rodríguez, el escurridizo amigo de Caro Quintero que está en la mira de EE.UU.

Previo a la captura de Rafael Caro Quintero, realizada el pasado 15 de julio por elementos de la Marina de México, el líder criminal evadió la cacería de las autoridades, y para ello contó con la ayuda de alguien en especial.

Se trata de Lucio Rodríguez Serrano, alias “Don Lucio” considerado como un colaborador cercano del “Narco de narcos” y su gran amigo desde la infancia, pues ambos nacieron en Badiraguato, Sinaloa.

De acuerdo con el Departamento de Estado de Estados Unidos, Lucio, quien actualmente tiene 76 años, ayudó a Caro Quintero a evadir su captura durante los años previos al arresto.

En 2018, tras una embestida del Ejército mexicano en las localidades de Las Juntas, Bamopa y Babunica, en Badiraguato, Sinaloa, alertó y ayudó a que el fundador del Cártel de Guadalajara burlara los cercos militares y, de acuerdo con la DEA, habría sido la gente de “Don Lucio” quien lo sacó de la zona.

Es por eso que, desde diciembre de 2020, Estados Unidos lo tiene en la mira y fue incluido en la lista negra del Departamento del Tesoro estadounidense, por haber realizado operaciones inmobiliarias por encargo y en beneficio de Caro Quintero.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, designó a Lucio Rodríguez como Narcotraficante Especialmente Designado, de conformidad con la Ley de Designación de Capos de Narcóticos Extranjeros (Ley Kingpin).

En consecuencia, todas las propiedades de Rodríguez Serrano ubicadas en Estados Unidos deben ser bloqueadas e informadas a la OFAC. A su vez, se prohíben las transacciones de estadounidenses o de tránsito en el país, hacer negocios o mantener propiedades con el delincuente.

Pese a todo esto, “Don Lucio” es un capo prudente y escurridizo que ha logrado mantenerse alejado de los reflectores, aunque pertenezca a un listado de cabecillas criminales que forman parte de la cúpula del narcotráfico desde la década de los ochenta.

La carrera criminal de Rodríguez Serrano despuntó al mismo tiempo que la de Caro Quintero. Su nombre aparece en los expedientes de inteligencia desde mediados de 2015 y, cuando la DEA ofreció una recompensa de 20 millones de dólares por información que pudiera llevar a la captura del “Narco de narcos”, también se comenzó a escribir el destino de Lucio Rodríguez.

Tomado de https://laopinion.com/

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: