Rancho Dolores, el centro de exterminio en Chihuahua con más de 5,000 restos óseos

El estado de Chihuahua es una de las regiones más azotadas por los cárteles del narcotráfico, y por tal motivo también es una de las entidades en donde se ha registrado un gran número de desapariciones.

Esto se debe a que muchas de las víctimas o rivales de los diferentes grupos del crimen organizado, terminan en fosas clandestinas sin que nunca más se sepa de su paradero.

Una de estas fosas fue descubierta en el Rancho Dolores, ubicado en las inmediaciones del campo menonita 6, en el municipio de Cuauhtémoc, un tétrico lugar en donde, hasta el momento, se han localizado un total de 5,005 fragmentos óseos.

La Fiscalía General del Estado dio a conocer este hallazgo, detallando que en el lugar se realizan labores de búsqueda por parte de agentes del Ministerio Público y elementos de la Agencia Estatal de Investigación.

Asimismo, participan elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional, y miembros de organizaciones no gubernamentales.

Varios de los restos óseos tienen indicios de alteración térmica, lo cual revela que los cuerpos fueron incinerados para evitar su identificación. Todas las evidencias fueron embaladas para su traslado al laboratorio de Ciencias Forenses, en donde son procesados como parte de las investigaciones que permitan determinar a qué persona pertenecen.

Cabe señalar que en esa entidad hay una fuerte presencia de los cárteles de Sinaloa y de Juárez, según reveló el Congreso de Estados Unidos en su último informe sobre crimen organizado en México.

En dicho informe, también reconocen que miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) disputan el territorio, convirtiendo a Chihuahua en una auténtica zona de guerra, en donde cada vez es más frecuente el hallazgo de fosas y cementerios clandestinos como este.

Tomado de https://laopinion.com/