Un tiburón blanco que apareció muerto en las costas de Nueva York

Un gran tiburón blanco fue hallado muerto este miércoles en la playa Quogue de Long Island, en el estado de Nueva York.

En medio de los varios avistamientos y ataques de escualos registrados durante las últimas semanas en la zona, un residente se encontró con la espeluznante escena del animal muerto en la orilla de la playa.

El hombre logró captar algunas fotos de su hallazgo y dio aviso a la policía.

Las imágenes muestran al cadáver del animal con la boca abierta dejando ver su afilados dientes. También se aprecian manchas rojas que parecen ser de sangre en el alrededor de su boca.

Las autoridades del estado de Nueva York emprendieron la búsqueda de los restos del animal, ya que fue arrastrado al mar nuevamente por el oleaje antes de que llegara la Policía.

Las autoridades informaron que el animal medía casi dos metros y medio de largo, y fue visto en tierra a las 9:30 de la mañana de este miércoles (hora local).

El escualo tiene solo la mitad de la longitud de un gran tiburón blanco adulto, y es probable que haya tenido entre seis y 10 años de edad, dijo Frank Quevedo, director ejecutivo del Programa de Educación e Investigación de Tiburones del Museo de Historia Natural de South Fork.

Según reseñó el New York Post, el museo está trabajando con la policía para tratar de localizar el cadáver y realizar una necropsia para determinar la causa de la muerte, que en este momento no se puede especular.

“Cuando se trata de una especie vulnerable como un gran tiburón blanco, realizamos una necropsia”, dijo Quevedo.

El funcionario señaló que “un tiburón muerto puede proporcionar datos más valiosos que un tiburón vivo”.

Agregó que el cadáver del tiburón juvenil, si se obtiene, proporcionaría “puntos de datos críticos” en la misión de conservación de tiburones del museo.

El tiburón encontrado en la playa Quogue, apareció el día después de que la ciudad de Nueva York cerrara el balneario de Rockaway por dos avistamientos de escualos.

Más al oeste en Long Island, también se registraron al menos cinco ataques de tiburones desde el 30 de junio, así como múltiples avistamientos.

La gobernadora Kathy Hochul ordenó aumentar las patrullas de tiburones después de varios avistamientos y mordeduras registradas recientemente en la costa del estado.

Tomado de Infobae